28 julio, 2021

Un Monstruo real de nuestra época

En la reunión del  23 de junio, EL FRANKESTEIN BLOQUEO  empleará su fuerza en el unilateralismo neoliberal; buscará a gobiernos lacayos y será nuevamente derrotado. La historia se repite porque la verdad es de Cuba y de la solidaridad mundial.

De la ficción a la dura realidad

Seguro que usted como muchas otras personas conoce  al monstruo de Frankenstein,  un personaje de ficción. Esta figura ha llegado a formar parte de la cultura popular y ha sido fuente para la creación de novelas,  series  de televisión y películas que han causado pesadillas y desvelos a muchas generaciones.

Y no es para menos. El horrible o monstruosa figura apareció por primera vez en 1817, Suiza,  en la imaginación de Mary Shelley, con el  personaje  Frankenstein. Conformado por diferentes partes de cadáveres llega hasta nuestros días en diversas versiones de novelas, en televisión, folletos, revistas  libros y películas. Cuánta repercusión en actores, escritores, críticos y públicos.

Pero el monstruo actual de nuestra historia no tiene nada que ver con el Lago Leman, es real  y creado en este continente con el cuño ¨made in usa¨ , se llama bloqueo de Estados Unidos contra Cuba y responde a la Doctrina Monroe.

Esta obra moderna, no obstante,  buscó también en los cadáveres de las leyes guardadas, empolvadas o no, engavetadas  en mentes retrógradas y dieron  vida al Frankenstein norteamericano para tratar de rendir por hambre y miedo al pueblo cubano.

Numerosas leyes para aplicar sanciones

Aun hay más. Se trata de una acción premeditada, política, ideo psicológica y de violencia subversiva sin distinción de edad ni sexo.  Esta horripilante figura, fue creada en una época de la confrontación ruso norteamericana, después que culminó la Segunda Guerra Mundial y los Estados Unidos se lanzaron al dominio del mundo, luego de haber aprendido de bloqueos con el maestro, Adolf Hitler.

Se pueden añadir muchos hechos probados. No se trata de una acción aislada ni de meses, es algo premeditado y madurado, recogido en documentos y leyes que alcanzan a terceros países con acciones al más alto nivel.

Todo, absolutamente todo, aunque parezca reiterativo no tiene nada de ficción, no, sin comparación con cualquier semejanza y tampoco  es pura coincidencia. Solo los miopes políticos le apoyan.

El engendro de esta historia real  está regulado y armado por un entramado de leyes y órdenes ejecutivas que durante décadas se han solapado unas a otras. Leyes como la llamada Democracia Cubana, conocida por la Torricelli, de 1992; la Libertad y la Solidaridad, vale  decir la Helms  Burton de 1996 y hay más, la de Reforma de Sanciones Comerciales y ampliación de exportaciones del dos mil.

Como si fuera poco una  ley de más de cien años, la de Comercio con el Enemigo de 1917, aplicada sistemáticamente e  implica a Cuba como enemigo de Estados Unidos; además, hay otras disposiciones legales que imponen sanciones  unilaterales a Cuba, incluídas las restricciones al comercio, la ayuda exterior y el apoyo de las instituciones financieras internacionales.

El monstruo del bloqueo en la década de los 90 se sostenía legalmente sobre la orden ejecutiva del presidente John F. Kennedy de 1963, que impuso esa decisión.

Más tarde, el mandatario William Clinton firmó la Helms Burton, en marzo de 1966, y codificó así al bloqueo, les quitó a los presidentes la prerrogativa  de  levantar  esa política por su  cuenta y solo con un largo proceso burocrático podría lograrse.

Cuba acompañada de la verdad y la solidaridad

Contra toda lógica, el moderno Franskestein norteamericano en vez de envejecer para luego desaparecer, no y no. Al revés, ha sido alimentado con la activación del título III de la Helms Burton que estaba en prórroga.

Ahora existen un total de 243 medidas que amenazan y chantajean a los capitales foráneos y a todos quienes pretendan establecer un vínculo  comercial con Cuba.

Actualmente la nueva votación en Naciones Unidas toca a las puertas. En el 2 mil 20 volvió a repetirse el triunfo de la  resolución cubana contra el bloqueo. Este  año incluso Estados Unidos arremete en momentos complejos para todos con la pandemia de la Covid19.

En la reunión del  23 de junio, EL FRANKESTEIN BLOQUEO  empleará su fuerza en el unilateralismo neoliberal; buscará a gobiernos lacayos y será nuevamente derrotado. La historia se repite porque la verdad es de Cuba y de la solidaridad mundial.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *