30 julio, 2021

Trump prosigue campaña electoral tras ser absuelto en impeachment

Este ha sido el sueño de cualquier criminal: no se llamó a testigos, el acusado escondió evidencia, y los que toman la decisión son sus aliados políticos.

Después de la absolución de Trump, la carrera hacia la presidencia continúa sin mayores percances. Mientras tanto el Partido Demócrata se mantiene dividido, y las primeras primarias para elegir a un candidato único no han salido como se esperaba.

  ¿Qué ocurrirá luego de los sucesos de esta semana?

Lo primero que debemos tener claro es que esta ha sido una excelente semana para Donald Trump. Como habíamos previsto, el Senado lo absolvió. Y es que este es el juicio ideal de toda persona que comete un delito. Normalmente, en un juicio se llama a testigos, se presenta evidencia, y la decisión final está en manos de personas que intentan ser imparciales.

En este caso ha sido el sueño de cualquier criminal: no se llamó a testigos, el acusado escondió evidencia, y los que toman la decisión son todos sus amigos o aliados políticos. Y vamos a recordar brevemente por qué los demócratas se han tomado el trabajo de llevar a cabo un juicio que sabía que no ganarían.

Cuando los padres fundadores diseñaron el sistema político estadounidense, tuvieron la luz larga de prever que era muy posible que un hombre como Trump llegara a la presidencia, un hombre con ínfulas de rey absolutista, el modelo que la naciente nación americana intentaba suplantar, por eso diseñaron formas de hacerle contrapeso, de ponerle la vida difícil en caso de que al presidente se le fuera la mano abusando de su poder.

Para eso existe el proceso de impeachment, si viola la ley, el presidente, hasta el presidente, ha de ser juzgado, porque en teoría, en el papel, nadie debe estar por encima de la ley. Ahora, por qué esta historia ha llegado hasta aquí, le recuerdo el cuento. Desde que Trump ganó la presidencia está trabajando para volver a ganar en noviembre, el posible candidato al que más le teme es Joe Biden, ex vice de Obama, y quien tuvo a bien llevarse al hijo, Hunter Biden, a hacer negocios millonarios con empresas ucranianas, cuando él mismo, en actividades oficiales visitaba el país.

Trump se huele que ahí hay esqueletos en el closet, y de descubrirlos tendría una ventaja absoluta sobre Biden. Llama entonces al presidente ucraniano, y le dice por lo claro que investigue este chisme, y entonces apruebo la ayuda millonaria que Estados Unidos había congelado. Es decir, dinero de ayuda militar, que responde a estrategias de país, dinero público, a cambio de que me averigües el brete de nepotismo que Biden pudo haber perpetrado.

El equipo de la defensa del presidente le quitó importancia al asunto, dijeron frente al senado, en televisión nacional, que la verdad eso no era tan importante, y que no es un delito, que lo más normal del mundo es que un presidente use cuestiones de estado para resolver asuntos de tipo personal. Sabrá dios cuantas cosas más anda pidiendo Trump a otros para asegurar sus intereses personales.

Y de esto nos enteramos porque uno de los que oyó la conversación lo echó para adelante, pero ya ha sido absuelto, y respira tranquilo, y victorioso. Ya se lo habíamos contado, los republicanos tienen mucho miedo de votar en contra de su presidente en año electoral, muchos de los que votan por ellos apoyan a Trump, y ninguno va a poner el sentido común, el patriotismo, por encima del supremo interés de mantenerse en su puesto.

El único que tuvo la decencia de votar de acuerdo a lo que pensaba, fue el senador republicano Mitt Romney, republicano de Utah, que usted recordará fue el contendiente de Obama en las elecciones de 2012, perdió, y quizás el momento más oscuro fue cuando dijo, cuando no sabía que lo estaban filmando, que un 47 por ciento de la gente votaría por Obama, gente que se que se creen que el gobierno tiene una responsabilidad de encargarse de ellos, que se creen que tienen derecho a servicios de salud, a comida, a tener una casa, se creen que tienen derecho a esos privilegios, mi trabajo no es preocuparme por esa gente.

Derechos humanos elementales que para él no son responsabilidad del gobierno.  Dígase que no es precisamente un hombre de izquierda, ni de centro. Pero ahora mismo es el único senador en la historia que ha votado por destituir a un presidente de su propio partido, pagará caro esto, pero su discurso fue contundente, lo transmiten en televisión una y otra vez, dijo: “Corromper una elección para mantenerse en el puesto, es quizás una de las violaciones más abusivas y destructivas del juramento para ocupar ese puesto que pueda imaginarme”.

Trump utilizó el discurso del Estado de la Nación para hacer campaña política

Cree que Trump sí cometió un delito al usar su puesto para un favor personal. Pero fuera de este oasis, el presidente amanece tranquilo, ha sido una estupenda semana. Usó el espacio del discurso del estado de la unión para hablarle a cada uno de los grupos demográficos que votarán por él, y de paso sacude el árbol demócrata, deshojándolo de alguno que otro votante que le asegure una victoria en noviembre.

En ese discurso no hubo espacio para el impeachment, ni para urgencias como la crisis climática, ni para los problemas de violencia de armas, solo el sueño que gracias a él se ha construido, un discurso sin márgenes ideológicos claros, solo conducido por los intereses electorales. Dijo cualquier cantidad de mentiras, por ejemplo, se adjudica el éxito económico de Estados Unidos, es verdad que la economía se está recuperando, pero esa recuperación viene desde el final de la crisis, barco conducido entonces por Obama.

En 35 meses como presidente, la economía fue capaz de crear 191 mil empleos por mes, pero durante los últimos 35 meses últimos de Obama, se crearon 227 mil. Los salarios no crecen, porque aunque nominalmente los números son más altos, si lo ajustamos a la inflación, el salario real sigue estático. Esta realidad no existe para Trump.

El discurso además es coherente con el show man, el espectáculo televisivo que siempre puede esperarse de él, hubo lágrimas, reencuentros, abrazos, enfermos terminales con medallas puestas, una niña afroamericana con una beca otorgada, y hasta un presidente inventado aplaudido de pie, toda una novela, sazonado con un conflicto palaciego, Pelosi, ingenua que le extiende la mano, él que no respeta ni a su madre, le niega el más protocolar de los saludos a la presidente de la Cámara de Representantes, y ella después de todas las malas caras posibles, le ripia en cámara en vivo, lo que ella considera que fue un discurso que ripió la verdad, y aunque puede traer un alivio a los que no creen en Trump, esta imagen es lamentable, es la imagen de una guerra que el presidente está ganando, y que todo este brete, es combustible para sus bases.

El caucus demócrata de Iowa fue un desastre

Lo que ha pasado esta semana confirma algo que él mismo dijo cuando era candidato, que él podía dispararle a cualquiera en medio de la calle en Manhattan y que igual ganaría la elección, y ahí está. Entonces, esa parte del país, y sus representantes, que quieren sacarlo de la presidencia, tendrán que hacerlo en elecciones, y mientras tanto el Partido demócrata, lo ayuda. El caucus de Iowa ha sido un desastre, a estas alturas y por problemas técnicos, dicen, no se sabe el ganador claro, y se echan más tierra cuando tan pocas posibilidades tienen de vencer en noviembre.

Para colmo, veamos los resultados, Bernie Sanders gana el voto popular, pero no los votos de los delegados, más tecnicismos en este sistema político, y sigue a la cabeza un desconocido para las mayorías, Pete Buttigieg, demócrata progresista, veterano de guerra, políglota, joven, y gay, pero que difícilmente logre mantener esta racha ganadora, mientras tanto el establishment demócrata le huye a Bernie Sanders, muy a la izquierda para su gusto. Trump ha demostrado lo que viene anunciando, que ahí, en ese país, el que quiere exportar su democracia, él si está por encima de la ley, y que todo paripé para quitarlo, fracasará.

Web | + posts

Periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana y Canal Caribe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *