31 julio, 2021

Septiembre: mes de guerras y paz

Los tiempos de paz aparecen como lunares esparcidos en el espacio mientras crece la preocupación en la prolongada y voraginosa  existencia de la humanidad.

Los tiempos de paz aparecen como lunares esparcidos en el espacio mientras crece la preocupación en la prolongada y voraginosa existencia de la humanidad. Los datos revelan la multiplicación desde el inicio del actual siglo, no solo de  los conflictos, sino también el aumento de los desplazamientos de poblaciones, provocados por las guerras y las consecuencias del hambre, el desempleo, las enfermedades, la orfandad y otras desgracias similares.

En regiones de  África y el Medio Oriente -por solo nombrar de los más conocidos- muchas poblaciones han vivido más años en guerra que en paz. Puede decirse incluso de los niños nacidos en esta condición como también sucedió a sus padres y hasta los abuelos sobrevivientes a este drama.

Soldados soviéticos ondean bandera nacional sobre el Reichtach en mayo de 1945. La segunda guerra mundial comenzó en septiembre de 1939. Foto: Ecured
Soldados soviéticos ondean bandera nacional sobre el Reichtach en mayo de 1945. La segunda guerra mundial comenzó en septiembre de 1939. Foto: Ecured

La maquinaria de la guerra no se detiene y el noveno mes de cada año recoge grandes acontecimientos del pasado, como la Segunda Guerra Mundial, y del presente, que por los síntomas puede ser también del futuro. El 21 de septiembre Día  internacional de la Paz, declarado por las Naciones Unidas en 1981, se desarrolla actualmente en un entorno muy lejano al espíritu de convivencia pacífica, de diálogo y mucho menos de solidaridad.

También tiene lugar en esta fecha uno de los momentos más complejos para la sociedad humana a causa de la pandemia del nuevo coronavirus. A pesar de ello, nada ha detenido la marcha de políticas económicas y de amenazas a millones de pueblos, cuya única oportunidad de salvación seria la vacunación masiva y programas de protección social a los más desfavorecidos.

Pero ya conocemos las respuestas mediatizadas de gobiernos de países desarrollados, ajenos y ciegos ante la realidad, en la búsqueda de vacunas costosas, solo al alcance de  la minoría acaudalada pero que dejaría grandes beneficios económicos.

Escudo de las Naciones Unidas. Foto tomada de internet.
Escudo de las Naciones Unidas. Foto tomada de internet.

En un complejo escenario, Naciones Unidas reitera la importancia de trabajar todos por el fortalecimiento de la paz, la no violencia, el entendimiento, la amistad, la solidaridad y el respeto a los demás. En los últimos meses distintos organismos de la ONU alertan también sobre  los graves problemas sociales, económicos y bélicos que espera a las generaciones presentes y las del futuro.

Pero los grandes decisores también son sordos. La paz está quebrada cual fino cristal. Ciertos especialistas, historiadores y analistas coinciden de la existencia en estos momentos de los síntomas del periodo previo al comienzo¨de la verdad¨ con los cañonazos y bombardeos. Precisamente, radica en los conflictos armados regionales, étnicos, reciales, bloqueos económicos y financieros,  sanciones, guerra de cuarta generación, psicológicas, todas guerras sucias, multiplicadas y fortalecidas en el presente siglo.

EE.UU mantiene un férreo bloqueo a Cuba por más de seis décadas. Foto tomada de internet.
EE.UU. mantiene un férreo bloqueo a Cuba por más de seis décadas. Foto tomada de Internet.

¿Estarán los pueblos de cualquier continente deseosos de la existencia de las guerras? Claro que no. Si hiciéramos una encuesta mundial con las bondades de las nuevas tecnologías, los resultados arrojarían  -seguro- un NO a la guerra.

Entonces, sin darle muchas vueltas al asunto, sabemos dónde está en primer término el origen. Los estudiosos consideran a la guerra la continuación de la política con otros medios, es  decir, los medios violentos, de un estado contra otro, en este caso hablamos de la hegemonía económica y militar, declarada públicamente por el gobierno de Estados Unidos para asegurar la paz, afirma sin recato alguno.

EE.UU declara que con su hegemonía militar y económica asegura la paz en el mundo. Foto: Sputnik
EE.UU declara que con su hegemonía militar y económica asegura la paz en el mundo. Foto: Sputnik

Las intenciones de Naciones Unidas  de celebrar jornadas en aras de mantener en una agenda práctica la necesidad de la paz caen en saco roto. Los ideólogos de la guerra y políticos duermen plácidamente, en septiembre y cualquier mes del año, al compás de la maquinaria del complejo militar industrial de Estados Unidos. Casi se han vuelto habituales las amenazas lanzadas desde Washington cada día, de un modo u otro, contra países latinoamericanos. En septiembre del 2020 Venezuela y Cuba sirvan de ejemplos.

Aunque en tiempos de elecciones, nadie podría negar la amenaza de guerra sobre nuestros pueblos de América Latina. Es la pura realidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3 pensamientos sobre “Septiembre: mes de guerras y paz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *