1 agosto, 2021

¿Por qué un nuevo código de familia en Cuba?

“La Constitución de la República de Cuba vigente es un parte aguas de la historia del Derecho en este país. Aunque sus predecesoras reconocieron y regularon la familia, ninguna de ellas ha sido tan osada como la aprobada en abril de 2019”, así de categórico fue el inicio de la entrevista con el profesor universitario y Presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de Familia, Dr.C. Leonardo Pérez Gallardo.

Tras la Constitución de 2019 es necesario que una nueva norma jurídica bautice, desde el Derecho, las relaciones jurídicos familiares.

“Creo que sí, el Código de Familia cubano data de 1975. Es un código que refleja un sistema de relaciones familiares que obedecen a más de 45 años y en ese período han cambiado notoriamente, no solo las estructuras familiares, sino también la manera de hacer el Derecho, por el influjo del Derecho Comparado.”

El destacado jurista cubano afirma que existen muchas razones que nos llevan a una reforma del Derecho Familiar aportadas por el análisis interdisciplinario desde la Sociología, la Demografía, la Filosofía, la Psicología y los estudios realizados en las últimas décadas. El artículo 81 de la Constitución, que positiviza por vez primera el principio de -pluralismo familiar- necesita ser desarrollado en un cuerpo normativo que le de fuerza viva a esas pluralidades familiares.

Hablamos de modelos que están hoy invisibilizados desde el Derecho, no así desde otras disciplinas. No se puede olvidar que la Constitución es una norma de aplicación directa, quiere decir que los operadores del Derecho pueden aplicar directamente sus preceptos y los ciudadanos los pueden hacer valer exigiendo tutela o protección en vía jurídica.

El Derecho de Familia sienta las pautas para la protección de los sectores más vulnerables de la sociedad con una visión abarcadora. La necesidad de un nuevo Código de Familia se impone para darle cauce a la Constitución y para que se vean reflejados, no solo los modelos familiares sino también la manera en que se conforman hoy las relaciones familiares.

Debemos abandonar el androcentrismo y la visión adultocéntrica que tiene el Derecho, para darle protagonismo a los menores, a las personas en situaciones de discapacidad, al adulto mayor. Si bien las relaciones paternofiliales y maternofiliales, hoy llamadas relaciones parentales, no pueden perder cierta verticalidad, hay que darle un mayor auge a las relaciones horizontales, y esas relaciones deben tener protagonismo en el nuevo Derecho de Familia que debemos construir.

¿Entonces significa que el nuevo Derecho Familiar reflejará esa realidad que vemos a diario?

En efecto, por ejemplo, en Cuba las personas deciden casarse o no casarse, sin embargo muchos prefieren mantener una unión de hecho y esa unión de hecho no tiene reflejo jurídico o protección desde el Derecho. La pareja que ha decidido desarrollar su proyecto de vida a partir de una unión de hecho, tiene necesariamente, de acuerdo con el Derecho vigente, que reconocer esa unión como matrimonio, y por lo tanto, este reconocimiento del matrimonio violenta su proyecto de vida, sustentado en una unión afectiva de hecho. Esto es algo que realmente debe estar reflejado en las reformas del Derecho Familiar.

¿Dónde están reconocidos los derechos de las personas de la tercera edad y su autonomía para decidir per se?¿Cómo regular las relaciones paterno y materno filiales con niños y niñas en situación de discapacidad? ¿Es justo que el Derecho solo proteja a personas que deciden formalizar matrimonio o que deciden constituir una unión de hecho y darle cobertura jurídica estableciendo como presupuesto que ambos tienen que ser del mismo sexo?

La propia Constitución de la República establece como una categoría sospechosa de discriminación cualquier discrimen por razón del género, de la identidad sexual, de la identidad de género o por cualquier otra de naturaleza similar. A partir de estos extremos es importante tener un Derecho que refleje lo que sucede en cada una de nuestras familias.

¿Qué pasa con los cubanos y cubanas que han decidido tener hijos a través de las técnicas de reproducción humana asistida y no hay una regulación jurídica que establezca los vínculos filiatorios que se constituyen como consecuencia de la voluntad procreacional? ¿Qué ocurre con los procesos de adopción como alternativa en las relaciones filiales?

La abuelidad está ajena del Código de Familia del 75. ¿Por qué razón el abuelo y la abuela no pueden tener una guarda y cuidado de un nieto o una nieta? ¿Cómo establecer el régimen de comunicación entre tíos, sobrinos, primos? Estos conflictos acontecen a diario y las personas llegan a los juristas formulando preguntas que muchas veces no tienen la respuesta adecuada.

“La Constitución es un gran torrente sanguíneo y requiere que las venas y arterias se articulen a ella, sin lugar a dudas una de las arterias más importantes de cualquier sociedad es la familia.”

Es válido decir que no hace falta una reforma del Derecho de Familia para encontrarla integrando el ordenamiento jurídico, pero la actualización del código, sin duda alguna, propiciará el ejercicio efectivo de estos derechos y buscará lo que la Constitución establece como “la tutela judicial efectiva de los derechos familiares.”

5 pensamientos sobre “¿Por qué un nuevo código de familia en Cuba?

  1. Muy buen artículo, me encantó. Realmente creo se debe prestar mas atención al tema del nuevo Código de la familia, sinceramente a pesar de las reconocidas limitaciones que impuso la Covid-19 a nuestro pais, y que el proceso legislativo no se ha detenido. En mi opinion el Codigo de Familia no era el de dejar para despues… por su importancia como reflejan en el articulo debia priorizarse y no seguirlo aplazando. Un Codigo de 1975 ya no refleja para nada la realidad cubana, sin contar que es la propia constitucion la que establece marzo de 2021 la fecha de su presentacion. Creo que hay muchos tabúes aun en la sociedad cubana y hasta que no se tome la osadia de proclamarlo… no habrá una base legal para muchas familias que llevan decadas sin un marco legal que las ampare.

    Muchas Gracias por su trabajo!

  2. Saludos Magdiel. Este es en efecto un tema prioritario para nuestro país, por ese motivo acudimos al profesor Leonardo que accedió gustoso a la entrevista. Fue muy reconfortante saber que se trabaja intensamente en ese nuevo Código de Familia que responda a las necesidades de la sociedad cubana actual. Desde luego que, desde este espacio, daremos seguimiento al tema. Muchas gracias por su comentario.

  3. Muy técnico todo. Quisiera que expliquen en argot popular todo lo implica este Nuebmvo código

    Ah, también creo que hay otros códigos que se debieran introducir en la familia Cubana y no tiene nada que ver con el paquete que todos sabemos que trae este nuevo código de la Familia. Ok

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *