Negocios de limpieza ganan terreno en Cuba en medio de la pandemia

Actualmente los jóvenes emprendedores de Prolimp estudian las tendencias internacionales en el mundo de la limpieza mientras exploran nuevas oportunidades de negocios.

Jorge Montano, un joven de 30 años del municipio habanero de San Miguel del Padrón, es el líder de Prolimp, un emprendimiento privado que gana terreno en la isla en medio de la pandemia de la COVID-19.

Mientras cientos de negocios en la capital cubana se han visto forzados a cerrar a causa de las medidas adoptadas en el contexto de la emergencia sanitaria, la demanda por los servicios de desinfección de espacios públicos y privados va en ascenso.

Montano aprendió parte de lo que sabe en una fregadora de carros, uno de los primeros trabajos en los que incursionó este emprendedor con formación técnica en el área de la Informática.

Ahora busca ofrecer a sus clientes diferentes servicios de desinfección para minimizar el riesgo de contagio con el virus al tiempo que la isla enfrenta el más severo brote de nuevos casos confirmados.

“La limpieza de superficies nunca ha sido tan importante como ahora. Cada día la gente demanda más este tipo de acciones”, comenta mientras libera de gérmenes y polvo una alfombra roja en uno de los salones de un restaurant habanero.

Creado en 2014, Prolimp asume diversas tareas, incluyendo la limpieza de locales y viviendas, la desinfección de piscinas, alfombras, y muebles hasta el interior de los vehículos.

Con una plantilla flexible, en dependencia de la complejidad del servicio, Montano y sus compañeros de trabajo aspiran a extender el alcance de su negocio bajo el nuevo marco para el trabajo por cuenta propia en Cuba, anunciado en los últimos meses.

Yadier Iglesias, quien se unió a Prolimp durante la emergencia sanitaria, dice que en alguna medida ellos también son parte de la primera línea de enfrentamiento a la pandemia.

“Esto es muy importante porque además de un negocio nosotros estamos haciendo también nuestra parte para que el país pueda combatir el nuevo coronavirus”, afirmó el joven de 20 años, quien espera alternar esta labor con las clases para el curso de trabajadores en la Universidad de los Deportes Manuel Fajardo.

“Este es un proceso que toma tiempo”, agregó.

Cuba cerró el mes de febrero con el mayor numero de casos confirmados y muertes desde que los primeros casos de COVID-19 fueran reportados en territorio nacional en marzo del 2020.

Las autoridades en La Habana han convocado a las administraciones estatales, el sector privado y a los ciudadanos en el sector residencial a extremar las medidas sanitarias durante las últimas semanas.

Actualmente los jóvenes emprendedores de Prolimp estudian las tendencias internacionales en el mundo de la limpieza mientras exploran nuevas oportunidades de negocios.

Entre los clientes habituales de esta iniciativa privada en Cuba se encuentra el restaurante Atrévete, que presta servicio de entrega a domicilio y comida para llevar.

La dependiente Daniela Ruiz, una de las dependientes del establecimiento, afirma que la limpieza de manera regulares necesaria para todos los centros que prestan servicio al público.

“Nadie quiere contagiarse con la COVID-19. Por esa razón lo que estos muchachos hacen es bueno, no solo para combatir el virus sino otras enfermedades también”, añadió.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *