13 junio, 2021

Masacre de los Independientes de Color, página vergonzosa de la Historia de Cuba

La causa visible del conflicto fue la ilegalización del Partido Independiente de Color, una agrupación política fundada para luchar por los derechos de la “raza de color”, marginada en la República, a pesar de haber constituido la mayoría de los mambises.

La causa visible del conflicto fue la ilegalización del Partido Independiente de Color, una agrupación política fundada para luchar por los derechos de la “raza de color”, marginada en la República, a pesar de haber constituido la mayoría de los mambises.

La causa visible del conflicto fue la ilegalización del Partido Independiente de Color, una agrupación política fundada para luchar por los derechos de la “raza de color”, marginada en la República, a pesar de haber constituido la mayoría de los mambises.

Uno de los conflictos de la historia de Cuba menos divulgado, quizás por la vergüenza que provoca, es la Guerra de los Independientes de Color que enfrentó a cubanos blancos y negros en un conflicto fratricida.
La causa visible del conflicto fue la ilegalización del Partido Independiente de Color (PIC), una agrupación política fundada en 1908 por el combatiente del Ejército Libertador Evaristo Estenoz para luchar por los derechos de la “raza de color”, marginada en la República, a pesar de haber constituido la mayoría de los combatientes mambises.

Marco Histórico

A pesar de que una de las causas principales del movimiento independentista cubano de finales del siglo XIX fue la abolición de la esclavitud y acabar con el racismo imperante en la sociedad cubana colonial, una vez instaurada la República de Cuba en 1902 continuaron los abusos y la discriminación contra la población mestiza y negra.
No se precisó entonces, de forma alguna, cómo encarar y resolver el problema ancestral de la discriminación racial, a pesar de que la raza negra había aportado el 80 por ciento de los combatientes del Ejército Libertador, más del 14 por ciento de sus generales y el 30 por ciento de sus coroneles.
Además, el ideal racista, fue acogido por el Tomás Estrada Palma, presidente impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos, quien fue influenciado por la política de segregación racial que aplicaba en la administración norteamericana en ese país norteño, de esta forma excluyó a los negros y mestizos de todos los cargos públicos, aun de los más humildes. Prohibió el ingreso de negros y mestizos a las fuerzas de policía y creó cuerpos de artillería segregados.
También fueron excluidos del cuerpo diplomático y de acceso a la superación cultural. El obrero negro era explotado; al campesino, se le negaba la tierra.

El 29 de junio de 1902, veteranos negros de las guerras de independencia organizaron un mitin en un teatro de La Habana, en el cual participaron muchos veteranos blancos que habían combatido junto con sus hermanos de color, como llamaban a negros y mestizos.
El general Silverio Sánchez Figueras denunció en su intervención que mientras a los de su raza no se les permitía pertenecer a la policía, ese cuerpo estaba plagado de bandoleros. Similares planteamientos hizo también Juan Gualberto Gómez.
Fueron tantos los desmanes cometidos por el gobierno reaccionario y racista de Estrada Palma que fue derrocado por la Revolución de agosto de 1906, en la cual tuvieron una activa participación liberales negros, aunque no lograron con ello, como habían esperado, la desaparición de los prejuicios raciales[9].
Ante esta situación, sin una institución de poder que velara por sus derechos, la población negra y mestiza de Cuba decidió crear un movimiento que luchara por su causa, surge así el Partido Independiente de Color, en agosto de 1908, con una fuerte ideología anti-esclavista, anti-discriminación e independentista. Este velaría por los intereses de los mambises negros y mestizos, así como de la población negra en general.

Surgimiento del Partido Independientes de Color

La creación del Partido de los Independientes de Color se comenzó a gestar desde el año 1907, cuando se le acusa al veterano del Ejército Libertador, Evaristo Estenoz Corominas, de estar tratando de integrar un partido político con ciudadanos negros y mestizos; estas acusaciones provenían de fuentes de inteligencia de Estados Unidos.
En las elecciones parciales de junio de 1908, los ajustes para las candidaturas dejaron insatisfechos a los negros más radicales, estos decidieron, el 7 de agosto de 1908, en la calle Amargura, 63, en La Habana -domicilio de Estenoz- fundar la Agrupación Independiente de Color, con el objetivo de participar en las elecciones del 14 de noviembre de ese año[4][5]. Se abría un capítulo en la historia de Cuba, que repercutiría, al igual que la conspiración de La Escalera, durante muchos años sobre uno de los elementos constitutivos de la nación cubana.

Una organización con un avanzado programa político

Esta organización tenía el programa más avanzado de aquellos tiempos, el cual abarcaba 5 temas principales: derechos obreros, derechos ciudadanos, nacionalismo, instrucción pública, jurídica y tierra a los campesinos. Para cumplir estos puntos los Independientes de Color le exigían las siguientes demandas al gobierno nacional[6]:
• Repatriación por cuenta del estado de todos los cubanos que quisieran regresar al país y estuvieran carentes de medios.
• Revisión de los expedientes de propiedad hechos efectivos durante la primera intervención norteamericana.
• Nacionalización del trabajo, mediante ley que garantice la admisión de cubanos con preferencia a los extranjeros.
• Distribución en colonias de las tierras del Estado o de las que se adquieran para el efecto, para los que carezcan de recursos.
• Leyes para regular el trabajo infantil.
• Seguros contra accidentes del trabajo.
• Creación de la escuela naval y militar.
• Enseñanza gratuita y obligatoria, incluyendo la gratuidad en la Universidad.
• Inmigración no selectiva, debido a los intentos de blanquear el país.
• Juicio por jurado, constituidos por ciudadanos de ambas razas.
• Oposición a la pena de muerte, pues estimaban que los negros eran las principales víctimas ya que los blancos tenían muchas más oportunidades de que se les conmutara la pena.
• Reforma penal, para crear verdaderas instituciones correccionales, pues la mayoría de los que iban a prisión eran pobres y analfabetos y se les debiera enseñar oficio para su mejor reintegro a la sociedad.
• Tribunales de trabajo para mediar en las disputas entre el capital y el trabajo.
• El nombramiento de ciudadanos de color en el cuerpo diplomático entre los nativos cubanos.
Desde su creación misma los Independientes de Color fueron perseguidos y encarcelados por cualquiera causa con tal de hacer disminuir su gran popularidad entre las clases humildes del país hasta que le impidieron hacer política por lo que no vieron otra opción más que presionar el gobierno por la vía armada para que aceptara sus reclamos.

Desarrollo del Hecho Histórico

Ante la influencia cada vez mayor del Partido Independientes de Color en la población negra y mestiza del país, el senador liberal Martín Morúa (uno de los pocos negros que ocupaba una posición política de prestigio en Cuba) propuso una Enmienda a la ley electoral que prohibía la existencia de agrupaciones políticas que marginaran a los cubanos por motivos de “raza, riqueza, título profesional o nacimiento».
La Enmienda, justa en su esencia (pero hipócrita, pues no censuraba la exclusión en todos los demás ámbitos de la sociedad) sirvió como instrumento para apartar a los Independientes de Color de la lucha por obtener posiciones políticas, que hubiesen logrado, sobre todo en Oriente, donde sus bases eran muy fuertes.
No obstante, la aprobación de la enmienda y la represión, el Partido Independiente de Color continuó su lucha, concentrándose en la abolición de la misma. Esta lucha alcanzó su nivel más alto en 1912.
El 25 de febrero de ese año una nutrida representación del Partido de los Independientes de Color presidida por Evaristo Estenoz visitó al presidente José Miguel Gómez e hizo entrega de un documento firmado por el ejecutivo de ese partido, quejándose de una enmienda aprobada por el Senado y la Cámara en la que no se consideraron partidos políticos a las agrupaciones constituidas exclusivamente por individuos de una sola raza o color y grupos independientes que persiguen un fin racista. Gómez les respondió que él nada podía hacer al respecto pues tenían que dirigirse al Congreso para esa solicitud.
La situación se deterioró rápidamente y el 23 de abril el fiscal del Tribunal Supremo denuncia la propaganda del ilegalizado Partido de los Independientes de Color como sediciosa. Se nombra un juez especial y se dictan órdenes de prisión contra los directores del movimiento. La policía es acuartelada y el gobierno recrudeció la represión contra los Independientes de Color. El ministro de Gobernación, Gerardo Machado y Morales, inició una persecución tenaz contra ellos. El 3 de mayo fue aprobada la Ley Morúa por ambas cámaras del Congreso. Según esa ley serían ilegales los partidos constituidos sobre la base de criterios raciales.
Conflicto Armado
El principal escenario de las operaciones militares y el asesinato de los independientes fue la región oriental de Cuba, siendo también la zona donde actuaron los principales líderes del levantamiento.
El levantamiento de los Independientes de Color estalló el 20 de mayo de 1912, al cumplirse el décimo aniversario del establecimiento de la República de Cuba, de esta manera los independientes mostraban que su levantamiento no era contra el gobierno sino para demandar la interrogación de la Enmienda Morúa y plenitud de derechos ciudadanos para los de piel oscura.

La Guardia Rural masacró a más de 5000 personas en el Oriente de Cuba.
La Guardia Rural masacró a más de 5000 personas en el Oriente de Cuba.

Influencia de Estados Unidos en la masacre

El Presidente Taff inmediatamente amenazó con la intervención y envió buques de guerra a las bahía de Nipe, Guantánamo y La Habana; así desembarcaron tropas para proteger las propiedades norteamericanas en Oriente. Entre los elementos alegados por la prensa estadounidense para aplastar el levantamiento se argumentó que era un mal ejemplo para la población negra del sur de Estados Unidos.
Los grupos alzados en armas no eran numerosos. Un hecho que frustró la magnitud del levantamiento fue la detención el 19 de mayo de numerosos Independientes de Color. La llamada ley de fuga sirvió para encubrir decenas de asesinatos. Varios miles de hombres fueron perseguidos, cazados como fieras y masacrados por las fuerzas gubernamentales.

Desenlace

La protesta armada, que había sido un gesto intimidatorio para que el gobierno derogara la Enmienda Morúa, fue la tumba del Partido Independiente de Color. Con la presentación de José Luis Hechevarría, en Mayarí, uno de los pocos jefes de importancia que quedaban alzados, se supo que el movimiento estaba liquidado.

En esa fecha, los acusados a los que se seguía causa por rebelión sumaban dos mil, y en el VIVAC de Santiago de Cuba otros 180 esperaban su traslado para la cárcel. A Guantánamo arribaron en esos días 105 detenidos que en su mayoría eran campesinos negros, procedentes de los pueblos cercanos, aunque entre ellos había dos españoles.
La brutalidad de las fuerzas del ejército y la Guardia Rural fue desde todo punto de vista injustificable; pero el mayor general José Miguel Gómez la justificó alegando que sólo la firmeza con la que habían actuado las fuerzas del orden para aplastar el levantamiento había impedido que los marines yanquis desembarcaran y ocuparan de nuevo el país pretextando la ingobernabilidad del mismo.

Evaristo Estenoz fue el líder de los Independientes de Color salvajemente asesinado.
Evaristo Estenoz fue el líder de los Independientes de Color salvajemente asesinado

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *