2 agosto, 2021

Lógica y política de Estados Unidos

En la lógica  y política de Estados Unidos no cabe la aceptación de que un país vecino, a solo 90 millas, pequeño y sin grandes recursos salvo la preparación humana de los últimos 60 años, pueda resistir los embates del gigante norteamericano.

Tiempos no solo de la COVID-19

En la lógica  y política de Estados Unidos no cabe la aceptación de que un país vecino, a solo 90 millas, pequeño y sin grandes recursos salvo la preparación humana de los últimos 60 años, pueda resistir los embates del gigante norteamericano.

Como si fuera poco, muy pronto va a quedar fehacientemente demostrado con cinco vacunas para adultos y niños contra la COVID-19, fruto de la inteligencia y preparación del sistema socialista en Cuba.

Generalmente, desde la colonización hasta ahora, los territorios cercanos formaban parte del patio trasero de los conquistadores. Los tiempos han cambiado pero la esencia del sistema imperial aprieta su abrazo mortal sobre América Latina y El Caribe.

Hay por doquier muy buenas pruebas de ello en estos tiempos no solo de la Covid19, sino también de la otra pandemia del neoliberalismo exacerbado.

Desde el primer mandatario George Washington  en 1789, a la fecha, nunca los posteriores mandatarios deshacen totalmente los asuntos aprobados por sus antecesores. En cada mandato presidencial de alguna manera u otra se heredan leyes y otros males de la lógica y política de Estados Unidos.

Las pruebas proliferan

El mejor ejemplo, incluso dentro del propio país, es la gran diferencia entre los herederos de los blancos anglosajones, los pueblos originarios -al igual que en otras regiones de este continente-  y luego  los africanos…

Imposible olvidar la forma brutal y los crímenes cometidos incluso contra la propia población autóctona,  cuando los europeos de entonces, por  más señas en su mayoría británicos, irlandeses y otros, bajaron al sur y aniquilaron familias y comunidades enteras. Se adueñaron de sus tierras como ¨una defensa lógica y política de Estados Unidos¨.

Los propios norteamericanos  se han ocupado de mostrar y a la vez justificar,  esa etapa de su sangrienta historia en un estilo de hacer un cine -los filmes del oeste- que ha calado hasta los huesos en todo el continente.

No existe calificativo en la lengua española para que los cubanos reconozcamos  lo suficiente a José Martí por haber expresado de forma tan adelantada su comprensión  sobre Estados Unidos al afirmar  ¨conozco  el monstruo porque viví en sus entrañas¨. Fue capaz  de prever, de manera  muy  sagaz y exacta, hacia donde se dirigían los tentáculos de la diabólica maquinaria cultural y económica de Norteamérica.

Su más reciente expresión la encontramos en el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones con  propósitos ajenos al desarrollo y bienestar humanos. Por el contrario, su utilización tiene mayor énfasis en  la carrera armamentista y en la guerra psicológica con mentiras falsas, utilizadas contra Cuba sin tregua, en una práctica aplastante.

El cambio generacional

Con el bloqueo norteamericano hacia Cuba cada administración  norteamericana se ha colocado en la misma balanza desde el triunfo de la revolución en 1959 cuando  conocieron las características y talla de un líder como Fidel Castro.

Incluso más recientemente, el presidente Barak Obama hizo  amagos durante su mandato que para nada rompían la esencia de las medidas, incluidas las extraterritoriales  aplicadas contra la isla.

Luego vendría el republicano Donald Trump y más recientemente  el demócrata  Joe Biden, dos personalidades muy diferentes pero tienen un punto en común: montados en la gran águila imperial miran hacia América Latina y El Caribe con las mismas ojos de 1898 cuando Washington puso por primera vez sus  garras sobre Cuba.

El  tiempo tambien ha transcurrido para Cuba, sin embargo, la resistencia y la continuidad histórica de los primeros años deviene en el presente una prueba de las razones de esta época  contra  la absurda y añejada lógica  y política de Estados Unidos.

El 23 de junio los pueblos del mundo en la ONU una vez más votarán a favor de la resolución de Cuba de ponerle fin al criminal bloqueo de Estados Unidos, que no  tiene lógica pero sí mucho de política.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *