Lo que no nos perdonan

“Porque lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es que estemos aquí, lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es la dignidad, la entereza, el valor, la firmeza ideológica, el espíritu de sacrificio y el espíritu revolucionario del pueblo de Cuba.”

Seis décadas separan aquel 16 de abril de 1961 de los días que corren, y tal pareciera, por su vigencia, que el Comandante en Jefe Fidel Castro acabara de dirigirse a los cubanos del año 2021.

Cada Congreso del Partido Comunista ha estado condicionado por el contexto histórico en que se ha producido. Por estos días de cónclave en los que se analizan y discuten los resultados alcanzados por el país desde el último congreso, y se trazan las pautas a seguir en los tiempos venideros, más que nunca se torna urgente recurrir a las esencias para continuar desarrollando el proyecto de nación.

Demás está decir que corren tiempos extremadamente complejos para la humanidad: una pandemia que ha arrasado con más de tres millones de vidas, ha colapsado los sistemas de salud a nivel mundial y ha agudizado las brechas de desigualdad social y económica aún más entre los países del primer y el tercer mundo.

Los resultados de Cuba en el enfrentamiento interno al coronavirus y el papel solidario que ha desempeñado en la arena internacional se lo debe a una sola cosa: las esencias humanistas de su socialismo.

En un reciente podcast del sitio web Cubadebate, el joven historiador Fabio Fernández señala que la principal característica del socialismo cubano es: “La apuesta por el bienestar de la gente que no es la suma mecánica de bienes materiales, sino un bienestar entendido como la existencia de un proyecto emancipatorio que permite la realización plena de los ciudadanos”.

Más adelante en la conversación, el periodista Enrique Ubieta, director de la revista Cuba Socialista, refiere que, si bien a diferencia de otras naciones la Isla no cuenta con grandes recursos naturales ni grandes industrias, “Cuba tiene una cultura política, una preparación profesional muy alta. Tiene el recurso del ser humano con una conciencia de sí digna (…) ese ser humano que produce las vacunas, que sale a las misiones internacionalistas y es el bastión que defiende la salud, incluso en los países del primer mundo”.

“El socialismo no es un destino sino un camino. Además, no es un camino que ya está construido ni una avenida”, expresa Enrique Ubieta, refiriéndose al proceso de cambios que requiere la construcción del proyecto de nación al que aspira Cuba. De igual forma, “cada generación tiene sus propios sueños y así es como debe ser”, enfatiza Fabio Fernández sobre la necesidad de hacer parte a los más jóvenes de esa tarea.

El propio General de Ejército, Raúl Castro, Primer Secretario del PCC, en el informe central del 8vo Congreso (que transcurre) señaló la confianza de la máxima dirección del país en las nuevas generaciones de cubanos, nacidos a inicios y durante las más de seis décadas de Revolución:

“(…) tengo la satisfacción de que entregamos la dirección del país a un grupo de dirigentes preparados, curtidos por décadas de experiencia en su tránsito desde la base hasta las máximas responsabilidades, comprometidos con la ética y los principios de la Revolución y el Socialismo (…)”

En tiempos de guerra mediática, en los que las principales batallas se libran en el campo de lo simbólico; en que el enemigo pretende arrebatarnos nuestras consignas, símbolos y hasta nuestra historia, se torna urgente acudir a las esencias del proyecto revolucionario. Así y solo así, como lo ha dejado claro el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, se asegurará la continuidad.

Porque parafraseando al líder histórico, Fidel Castro, aquel 16 de abril de 1961: lo que no nos perdonan, es que sigamos ahí en sus narices ¡y que sigamos defendiendo una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos!

Como entonces la unidad es y será nuestra principal arma.

 

1 pensamiento sobre “Lo que no nos perdonan

  1. «LO QUE NO NOS PERDONAN» ES NUESTRA FIRMEZA?, COMO BIEN EXPONE MARIA CARLA, PERO TAMBIEN NO POCOS SE RIEN Y DISFRUTAN, VIVEN DE LA DURA SITUACION Y DEL BAJO NIVEL DE VIDA EN QUE ESTA INMERSA LA POBLACION CUBANA Y NO SOLO AHORA EN SITUACION DE PANDEMIA, NI SOLO POR LOS EFECTOS DEL BLOQUEO EXTERNO CON EL QUE SE HAN JUSTIFICADO TAMBIEN TANTAS INEFICIENCIAS..SINO MIRAMOS NUESTROS ERRORES, SINO NOS MIRAMOS POR DENTRO, NO ARREGLAREMOS LOS TANTOS FALLOS QUE EL BLOQUEO INTERNO TAN DAÑINO NOS HA IMPUESTO POR MAS DE 60 AÑOS, CON RESTRICCIONES, LIMITACIONES DE LIBERTADES, LEYES EXTREMISTAS ETC…BASTA DE CREERNOS TAN PATRIOTAS, NO TODO SE PUEDE IDEOLOGIZAR, LA HISTORIA Y LA POLITICA FAVORECE A LOS QUE VIVEN DE ELLA, PERO UNA GRAN MAYORIA SUFRE ANTE TANTA TESTARUDEZ POR AÑOS, RESISTIENDO ANTE CARENCIAS, HAMBRE Y RESTRICCIONES…»LO QUE TAMPOCO NOS PERDONAN ES LO QUE EL PUEBLO CUBANO HA SUFRIDO Y SUFRE A PESAR DE LOS SUPUESTOS LOGROS DESDE EL TRIUNFO DEL 59…NO SEAMOS RIDICULOS, DE CONSIGNAS, DISCURSOS Y EMOCIONALISMOS PATRIOTICOS NO SE ALIMENTA A UN PUEBLO, NI SE LE LIBERA DE LA MISERIA…NO BASTA CON LO LOGRADO, A LA REVOLUCION LE FALTA AUN MUCHO POR DEMOSTRAR QUE NO FUE HECHA EN BALDE..EL NIVEL DE VIDA DE LOS CUBANOS DE A PIE SERA EN CONCRETO EL PRINCIPAL MEDIDOR DIA A DIA EN LO ADELANTE, LO DEMAS SERAN SOLO TEORIAS QUE MUY POCOS ESCUCHAN…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *