16 septiembre, 2021

Ernest Hemingway aún en el recuerdo de los cubanos

El 2 de julio de 1 961 murió el periodista y escritor estadounidense Ernest Hemingway.Cuba fue para el autor, un remanso de paz donde creó algunas de sus historias más reconocidas.

Desde que en 1 939 el afamado escritor y periodista norteamericano Ernest Hemingway estableció en La Habana una de sus residencias, su vida y obra estuvo indisolublemente unida a Cuba, nación que amó profundamente hasta su muerte.

En 1 932 había sido la habitación 511 del Hotel Ambos Mundos su primer recinto en la capital cubana.Según manifestó el propio Hemingway , en La Habana encontró el lugar perfecto para escribir, y hallado una familia en las personas que trabajaban en la que fue, desde entonces, la muy afamada Finca Vigía.

Aquí escribió El Viejo y el Mar, obra por la que recibió el Premio Pulitzer. Su inspiración: aquellos marineros pobres de Cojímar que también conformaron ese árbol genealógico particular que él trazó en Cuba.

Artistas e intelectuales de todo el mundo pasaron temporadas en la acogedora finca del autor. Allí se compartía no solo el sosiego que inspiraba el sitio, sino que a veces surgían ideas como torbellinos para un libro y profundos debate sobre la realidad mundial y de la isla.

Se cuenta que de muchas maneras Hemingway había manifestado su simpatía por la Revolución cubana .No es raro entonces, que muy pronto llegaran al autor presiones intencionadas desde Whashington, hecho que junto a ciertos dolores del espíritu que lo asediaban y el amor a su país, lo alejaran de La Habana, esa ciudad que tanto lo sedujo.

En una carta fechada en el año 1 960 dirigida al Mayor General estadounidense Charles Trueman Lanham, Hemingway afirmó:
«Decir que tú no eres un yanqui imperialista pero SÍ un chico del Viejo San Francisco de Paula, la villa donde has vivido 20 años durante los últimos tiempos, no es una renuncia a tu ciudadanía. Soy un buen americano y he estado batallando por mi país todo lo posible, sin pago y sin ambición, pero creo completamente en la necesidad histórica de la Revolución cubana».

Al marcharse de la isla, donó su casa en La Habana, su biblioteca y otras pertenencias, al pueblo de Cuba. El 21 de julio de 1962 quedó inaugurado por los intelectuales cubanos Alejo Carpentier y Lisandro Otero, el Museo Ernest Hemingway «Finca Vigía».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *