El imperio yanqui y sus cortinas de humo

Mientras nos acercamos al 3 de noviembre, seremos testigos de la batalla por la popularidad nacional del actual mandatario para su reelección.

Pareciera que en EE.UU. no existe la actual pandemia. Son insignificantes sus más 6 millones de infectados y más de 188 mil muertes a nivel nacional, mucho  menos que son el epicentro de la enfermedad en el continente americano y el mundo. Lo único importante hoy: las próximas elecciones y la lucha por la reelección presidencial del actual mandatario Donald Trump, a todo coste y todo gasto.

Campaña electoral en Estados Unidos. Noviembre 2020. Foto tomada de Internet.

El aparato estatal y su campaña recurren desesperadamente a la propaganda psicológica: Estados Unidos necesita un presidente duro, un cowboy moderno del oeste norteamericano.Sembrar el temor con la principal fórmula de que solo él puede proteger y salvar el sistema.

Ya sabemos que la política interior define la política exterior y en elecciones presidenciales se hace necesario lanzar sobre el mundo cortinas de humo creíbles, que tapen las visibles turbulencias del imperio capitalista y sus crisis.

Candidatos a la presidencia de Estados Unidos: Donald Trump y Joe Biden. Foto tomada de internet.
Campaña electoral en Estados Unidos. Noviembre 2020. Foto tomada de Internet.

Un momento adecuado para desviar la atención, aplicar sanciones, amenazas y chantajes con el fin de distraer la mirada de sus ciudadanos de los problemas nacionales y la opinión pública mundial. Muy socorrida la guerra, pero ojo, si te descuidas se convierte en una amenaza en realidad. La situación interna de Estados Unidos, podemos identificarla como los meteorólogos, de una temporada alta ciclónica.

Organismos especializados y hasta sus propios ciudadanos coinciden en que la vida social en Estados Unidos se hace cada vez  más compleja, sobre todo para las clases menos favorecidas.

Mapa electoral de Estados Unidos 2020. Foto tomada de internet.
Mapa electoral de Estados Unidos 2020. Foto tomada de Internet.
En temporada de huracanes

La cortina de humo tiene su lado débil, fiel reflejo de la ausencia de valores. Sin lugar a dudas, en la violación de los derechos humanos ocupan el primer lugar y lo probó  recientemente al retirarse de la OMS, en pleno desarrollo de la pandemia. Otra prueba, las cifras que lo hacen el centro de esta enfermedad. Por algo será que 28,5 millones de personas carecen de seguro médico.

La democracia en EE.UU. es tan amplia que da risa: las mujeres ganan aproximadamente el 85 por ciento de lo que ganan los hombres.

Singular adorno de la actual realidad lo constituye el aumento de la elevada cifra de detenidos, el encarcelamiento arbitrario y las muertes de ciudadanos negros a manos de la policía. Nada puede esperarse entonces para los migrantes de otras nacionalidades de una política abiertamente racista y no será exagerado decir fascista.

A más de 100 días de la muerte de George Floyd, se mantienen las protestas en Portland contra el racismo. Foto: Cubadebate.
A más de 100 días de la muerte de George Floyd, se mantienen las protestas en Portland contra el racismo. Foto: Cubadebate.

Mientras nos acercamos al 3 de noviembre, hay que esperar aún el aumento en la densidad de la cortina de humo y la batalla por la popularidad nacional del actual mandatario para su reelección. Trump sabe que si no es reelecto tendría que enfrentarse a determinadas leyes, lo cual influye en su ambición de ser reelegido.

Entre las variables de cortinas de humo, junto con la amenaza a Rusia y China, está el incremento del terrorismo de estado en el Medio Oriente, e incluye también la opción militar contra Venezuela.

Venezuela en la mirilla washingtoniana

Con mucha diligencia anunciaron su negativa a reconocer la nueva Asamblea Nacional y de manera sutil difunden en medios de prensa una posible receta militar contra Venezuela, con la presencia reforzada del Comando Sur en el Caribe en contubernio con gobiernos afines en el continente.

La invasión incluye ¨gratis¨, el manejo de la información falsa de intimidación durante los meses previos a las elecciones; anuncios de los especialistas militares y voceros de la derecha, un férreo bloqueo aéreo naval, planes de desestabilización interna con un golpe quirúrgico para descabezar el gobierno, lograr sus propósitos de la ingobernabilidad y vulnerar la capacidad de respuesta de las fuerzas armadas.

Otro añadido sería un desgaste sistemático aéreo naval  por un periodo relativamente prolongado y si los chavistas no se rinden y entregan la independencia al amo del norte  lanzaría sus peones al ruedo para que les allanen el terreno y desembarcar triunfantes. Y en el transcurso del tiempo, las elecciones  presidenciales bien, gracias.

Como si no fuera poco, llegan  noticias frescas también sobre el lanzamiento de un cohete intercontinental; además,  se retiraron del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio y han declarado que no extenderán la vigencia del Tratado de Armas Estratégicas, pareciera un creíble peligro de un golpe nuclear preventivo. De esta forma dirigen una alerta de «No se metan en otros continentes», aunque pueden enredarse incluso en su propia trampa.

Lógicamente, en esta cortina de humo no queda Cuba fuera de la mira, pues para algo ya aplica y arrecia el ilegal bloqueo económico, comercial y financiero por más de 60 años. La política agresiva contra Venezuela y a Cuba la consideran los  republicanos una fuente de votos para ganar la Florida, donde registran la pérdida de más de 11,500 personas muertas por  la pandemia.

Estados Unidos, epicentro de la pandemia de COVID-19. Foto: Trabajadores
Estados Unidos, epicentro de la pandemia de COVID-19. Foto: Trabajadores

En el  proceso real o no de argucias, Cuba y Venezuela han transitado juntas por estas variables y logrado una  experiencia que les ha permitido armarse de un rompe cortinas de humo imperiales teórico y práctico.

Independientemente de quien gane en noviembre las elecciones, la pandemia de la COVID-19 sigue creciendo en Estados Unidos y en el mundo con consecuencias aún más graves para la humanidad y la economía, aseguran organismos especializados. Se crean nuevas condiciones y los republicanos y los demócratas se ajustarán los cinturones y se lanzarán quieran o no, a salvar su imperio.

2 pensamientos sobre “El imperio yanqui y sus cortinas de humo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *