Dra. Garriga: «La salud en Cuba seguirá pública y gratuita»

La especialista reportó el primer contagio de COVID-19 en La Habana y se suma, desde marzo de 2020, al trabajo para controlar la epidemia en Cuba.

“Cuando las fuerzas empiezan a fallar respiramos y seguimos hacia adelante,” afirma la Dra. Yaima Garriga Rodríguez en entrevista exclusiva para Canal Caribe, “al final del día terminamos extenuados, pero con esa felicidad que sientes cuando logras cortar cadenas de transmisión, aislar a pacientes que son contactos de casos positivos, proteger a la población.”

Una breve pausa en la reunión del Consejo de Defensa municipal fue oportuna para acercarnos a la joven directora del Centro Municipal de Higiene y Epidemiología en el capitalino municipio de 10 de Octubre. Su agenda es intensa, acentuada luego de casi un año de la pandemia del nuevo coronavirus.

De hecho, la especialista reportó el primer contagio de COVID-19 en La Habana y se suma, desde marzo de 2020, a ese ajetreo constante por controlar la epidemia a partir de la estrategia nacional de intervención.

Según refiere la licenciada, el trabajo de epidemiología tiene dos ramas principales, la primera desde los puestos de dirección donde se diseñan estrategias y se corrigen desviaciones. La segunda es la epidemiología de campo donde se trabaja en el terreno para garantizar los controles de foco, procesos de desinfección y aislamiento de casos confirmados y sus contactos.

El paso al frente

La Dra. Yaima reconoce como extraordinaria la actitud de sus trabajadores. Afirma que quienes no pueden estar en la primera línea, por sus condiciones físicas, están en las interconsultas o asesorando el trabajo. Lo cierto es que muchos profesionales han dejado a un lado sus grados científicos y aportan desde el lugar que más se les necesite.

Nadie puede pensar que los problemas de salud son responsabilidad exclusiva de las instituciones, insiste la epidemióloga, resolver situaciones que atentan contra el bienestar físico y emocional de los pueblos requiere de un trabajo multisectorial y esta pandemia ha venido a reforzar ese concepto.

En el territorio trabajamos de manera integral. Una vez en el terreno damos seguimiento, no solo a las sintomatologías respiratorias que puedan ser compatibles con el nuevo coronavirus, sino que tratamos también las arbovirosis, el dengue y otros problemas de salud que detectamos en ese trabajo sistemático articulado de manera intersectorial.

Certezas

«Sin dudas, una certeza es que el sistema de salud de Cuba no puede dejar de ser nunca un sistema público y gratuito. Está demostrado que esa es una conquista que nos da ventaja en el enfrentamiento a situaciones complejas», afirma la especialista.

«De repente entendemos la pertinencia de esos planes de reducción de desastres que estudiamos durante la carrera. Para cuando todo haya pasado la mejor lección será que la salud es lo más importante y yo seguiré eternamente orgullosa de ser cubana y trabajadora de este sector«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *