De fotos y banderas

El 20 de mayo de 1902 se estableció la República Neocolonial en Cuba. Muchos periodistas de todo el mundo cubrieron el suceso, entre ellos José Gómez de la Carrera, autor de la célebre imagen del Generalísimo, Máximo Gómez izando la bandera cubana junto al general Leonard Wood. Este domingo, Canal Caribe propone conocer la polémica en torno a esta instantánea y sobre la vida y obra del autor de innumerables postales de la guerra hispano-cubana-norteamericana y los inicios de la seudorrepública.

Con su lente logró inmortalizar grandes momentos y figuras como el mayor general Calixto García; al presidente de la República en Armas, Bartolomé Masó; el lugarteniente general Antonio Maceo; el Generalísimo, Máximo Gómez; el general español Valeriano Weyler y el general norteamericano Leonard Wood, entre otros. Asimismo, fue el fotógrafo oficial en la investigación del hundimiento del Maine. Realizó un reportaje sobre las víctimas y su entierro junto a Amado Maestri.

Paso Real, Pinar del Río, donde se efectuó el combate de la columna del general Luque con la fuerzas de Antonio Maceo (1896).

José Gómez de la Carrera, nació en España, donde emprendió sus primeros estudios sobre la fotografía, aunque algunos autores señalan que fue en Estados Unidos donde consolidó sus conocimientos acerca de la disciplina. Más tarde, se estableció en La Habana como profesional en 1885.

Se destacó por ser pionero de la fotografía instantánea, perfeccionando dicho proceder dentro del periodismo de la época. Tres años después de su llegada comenzó a colaborar con distintas publicaciones, entre las que se pueden mencionar La Caricatura, La Lucha, El Fígaro, La Discusión y Cuba y América.

En el verano de 1896, acompañó al Ejército Español en su campaña contra Maceo en Pinar del Río. En esta incursión realizó sus mejores obras sobre la guerra. Su sentido de luz y composición lo llevan a subir algunas de las abundantes elevaciones con sus pesados equipos, en pos de conseguir un mejor punto de vista.

A pesar de que nunca trabajó en el campo de batalla directamente, poseía sentido del paisaje y de la vida del soldado, por lo que logró trasmitir el ambiente bélico en sus imágenes.  Al finalizar la contienda bélica a fines del siglo XIX e instaurarse el dominio norteamericano en Cuba, fue el fotógrafo oficial de la administración estadounidense.

Como muchos otros fotorreporteros asistió a la inauguración oficial de la República Neocolonial, el 20 de mayo de 1902, de la que trascendió su instantánea del Generalísimo, Máximo Gómez izando la bandera cubana junto al general norteamericano Leonard Wood. Esta imagen trajo gran polémica medio siglo después cuando en la edición especial de la revista Bohemia por los cincuenta años de la República, se publicara el testimonio del periodista Enrique H. Moreno donde desmentía que la bandera cubana había sido izada por dos oficiales norteamericanos.

“Temprano en la mañana del día 21, llegó al salón de Reporteros de Palacio, el fotógrafo Gómez de la Carrera, que había sido el fotógrafo oficial del Gobierno Interventor y me llamó aparte afectuosamente. Él era mi amigo hacía muchos años, aunque nuestras edades eran distintas, y ya solos en el amplio portal que da paso al zaguán del patio del Palacio me dijo: Qué malos son los periodistas cubanos… ¿Quién arrió la bandera americana? ¿Quién izó la cubana?… Y me mostró una fotografía en que aparecen los generales Wood y Máximo Gómez en la azotea del Palacio.

“La actitud de ambos generales, situados detrás del gran reloj de la azotea, cerca del asta de la bandera, Wood, en atención, Máximo Gómez tirando de la driza y la bandera cubana, casi llegando al tope, me hicieron comprender el error al citar a los militares americanos como los que habían actuado en el cambio de banderas. (…) Yo referí el hecho singular a mis compañeros y convinimos en silenciar la rectificación que Gómez de la Carrera hiciera con prueba concluyente y así permaneció oculta la verdad histórica.”

Después de largas investigaciones de historiadores como Emilio Roig y Jorge Quintan, se demostró sin lugar a dudas que los sargentos E. J. Kelly y Frank Vondrak del Séptimo Regimiento de Caballería fueron los que arriaron la enseña norteamericana e izaron la cubana inmediatamente después de la firma oficial del traspaso de poderes. El propio Gómez de la Carrera retrató a estos militares y los publicó en El Fígaro junto con otras fotografías de la ceremonia que también hizo.

Lo que sucedió fue que después de concluir la ceremonia oficial, el Generalísimo Máximo Gómez subió a la azotea acompañado del Gobernador Leonardo Wood para bajar del asta del Palacio la enseña cubana de gala que se había izado durante la ceremonia y obsequiarla como recuerdo al gobierno de los Estados Unidos, colocando otra en su lugar. Aunque todo quedó aclarado, no se conocía el motivo que había tenido el fotógrafo Gómez de la Carrera para despistar a su amigo Enrique H. Moreno

También, otro aporte de documentación gráfica significativo de su obrar, fue el que realizó junto al profesor Carlos de la Torre para ilustrar libros de Historia y Geografía, lo que lo llevó a hacer un detallado recorrido alrededor de la Isla.

Sus reportajes fotográficos sobre la Guerra de la Independencia permitieron difundir  imágenes sobre este suceso en todo el mundo y se conservan en diferentes archivos: la Biblioteca Nacional José Martí, Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, el Instituto Smithsoniano y en el Archivo General Militar de Madrid.

Fotos de José Gómez de la Carrera

Al centro, sentado, el presidente de la República en Armas Bartolomé Masó.
General Valeriano Weyler.
Tropas cubanas desfilando a caballo y a pie.
Rescate de los cadáveres del Maine.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *