COVID-19: ¿vacuna disponible para todos?

0
495

A nivel mundial, alrededor de 200 equipos de científicos investigan posibles candidatos vacunales contra la COVID-19. Mientras, una veintena está ya en las fases I o II de ensayos clínicos.

Entre los proyectos de investigación más mediáticos destacan por ejemplo, los que lideran países como Reino Unido, China, Estados Unidos, Alemania y Rusia.

«Son buenas noticias. Efectivamente, tenemos 23 candidatos vacunales contra la COVID-19 en desarrollo clínico», afirmó en conferencia de prensa el Dr.  Michael Ryan, Director Ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud.

Ante esta información alentadora, muchas personas -en especial desde las redes sociales- preguntan: ¿cuándo estará disponible para todos una vacuna?
Seguridad V.S urgencia

Sin dudas, en el contexto de la pandemia, varios procesos científicos se han acelerado, pero la urgencia no debe comprometer la seguridad ni los estándares de eficacia de un compuesto vacunal.

Por eso, muchos de los expertos que forman parte de las investigaciones y también autoridades sanitarias llaman la atención sobre la importancia de ampliar el número de voluntarios que participan en los estudios y de evaluar el tiempo exacto que dura la inmunidad. 

Según explicó en videoconferencia Soumya Swaminathan, científica jefe de la OMS, “no se trata de que la primera vacuna sea aprobada de forma apresurada para proporcionársela a millones de personas sin haber establecido si realmente protege y si es lo suficientemente segura para su uso en grandes sectores de la población.”

Pero en caso de que los estudios continúen de manera satisfactoria y para 2021 contemos con una vacuna efectiva y segura contra la COVID-19, ¿significa que ya estará disponible para una gran mayoría de personas en todo el mundo?

«El desafío será cuando las vacunas demuestren ser clínicamente eficaces, asegurar que haya suficiente producción para poder satisfacer las necesidades de todo el mundo y ese es en sí mismo el gran problema”, afirmó el Dr. Ryan.

Retos: producción a gran escala y sistema de vacunación eficiente

Varios factores determinan cómo será el acceso a una futura vacuna contra la COVID-19. Por ejemplo, a nivel mundial la capacidad de producción de esos compuestos es limitada. El panorama se complejizaría si resultara necesario aplicar dos dosis, como dejan entrever los resultados preliminares de algunas investigaciones.

Entonces, si ya sabemos que en un primer momento no será posible vacunar a cada persona, ¿de qué manera establecer prioridades?

Aunque el tema también es polémico, existe cierto consenso en torno a la urgencia de inmunizar primero, al personal sanitario y luego, a los más vulnerables. Mientras, otro enfoque pone el acento en los países donde el brote de la enfermedad se torna de muy difícil manejo. El debate incluye además, una alerta sobre el conflicto entre intereses públicos y comerciales que pudieran obstaculizar el acceso universal a una futura vacuna.

“Para una distribución justa y especialmente el acceso de los pobres y de aquellos que no pueden adquirir la vacuna, el aspecto más importante es el compromiso político, especialmente de nuestros líderes”, advierte el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.

Por eso, en este escenario una idea resulta clave: tener lista una vacuna es el primer paso, pero su impacto dependerá de las capacidades productivas a gran escala y de un sistema de vacunación eficiente, como garantías del acceso a lo que debe considerarse como un bien público global.

Pero esta realidad no debe llevarnos a la desesperanza.Junto a las investigaciones sobre candidatos vacunales, se abren paso tratamientos efectivos para reducir la gravedad de los síntomas y acelerar la  recuperación de los pacientes.

Además, contar con medios de diagnóstico certeros y con vías para identificar contactos de personas positivas al SARS-CoV-2 son grandes pasos de avance a favor de la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece + dos =