3 agosto, 2021

¿Cómo se comportan las ofertas recreativas de verano?

Los vacacionistas se quejan de que las ofertas gastronómicas no estén a la altura de lo que se desea y necesita.

Los vacacionistas se quejan de que las ofertas gastronómicas de la capital de todos los cubanos no esté a la altura de lo que se desea y necesita.

Los vacacionistas se quejan de que las ofertas gastronómicas de la capital de todos los cubanos no esté a la altura de lo que se desea y necesita.

Calor, la playa, ofertas gastronómicas atractivas para el bolsillo, servicios de calidad y trato amable. Esencias que podríamos resumir de lo que los cubanos esperamos cada verano.
Sobre todo cuando las visitas a estos espacios las realizan padres acompañados de sus niños, entonces se espera la mejor atención, en tanto los menores así lo demandan.
Sin embargo eso no siempre sucede, y lo que debería ser un buen servicio se convierte en un dolor de cabeza. Tiene que ver esto, Gisela con una mayor cultura de la atención.

Combatir la vulgaridad y la chapucería

Tiene que ver con eso y también con los valores de quienes ofrecen esos servicios.  La expereincia reciente, la de ayer, día de los niños, con opciones recreativas, culturales y deportivas en todo el país, como lo muestran las imágenes.  Tomamos este tema para el debate porque el llamado de la máxima dirección del país ha sido a combatir la vulgaridad y la chapucería y a prever cada detalle organizativo para que nada pueda opacar el disfrute en familia.

Sin embargo, no siempre se logra esto Gisela. ¿Cómo lograr en cada lugar el acompañamiento indispensable que busca complacer los más exigentes gustos?

De eso se trata cuando el presidente cubano invoca la frase de rescatar la cultura del detalle. Porque es inadmisible que con tanto calor, en un establecimiento con más de dos neveras falte el refresco frío o el hielo no llegue a tiempo, o la compañera que despacha muestre su bata manchada y se limpie el sudor mientras despacha, o sencillamente no pueda realizar un servicio ágil ante tanta afluencia de clientes.

Lo dices por una expereincia personal, ayer en un centro recreativo de la capital.

Estas imágenes fueron tomadas ayer precisamente en el Jardín Zoológico de 26, un lugar al que asisten en verano muchísimas familias de la capital y quienes nos visitan de otras provincias. El esfuerzo administrativo por garantizar los surtidos a la masiva convocatoria por el día de los niños fue visible, las actividades planificadas gozaron de gran aceptación, sin embargo muchos padres se quejaban de las largas colas (casi dos horas) para acceder al módulo de confituras y refrescos, la demora de la dependiente, una sola, para casi 50 personas; entre otros detalles.  Más de 10 mil personas asistieron ayer, según las autoridades de esa instalación.

Entonces, ¿por qué dejar que asuntos organizativos, subjetivos, empañen los recursos allí dispuestos y la dedicación con la que sus trabajadores laboraron en una jornada tan especial para la familia?

Pero no es solo este ejemplo. Igualmente en las redes ya aparecen quejas sobre instituciones estatales recién remozadas, bellas en su decoración, como Coppelia, por ejemplo, centro que en el período vacacional es visitado diariamente por más de 8 MIL cubanos de todas las regiones del país y que todavía no muestra un servicio de excelencia, rápido y a la altura de su ubicación en el Vedado capitalino.

El orden de los procesos, el control, sigue siendo un tema pendiente.  ¿Por qué no velamos por cada paso? ¿Por qué se pierde la magia del buen hacer, del servir con placer? La planificación de una actividad debe incluir necesariamente el orden de los más pequeños detalles.

De cara a un escenario de mayor alegría en la familia cubana como lo será sin dudas la materialización del incremento salarial Gisela, ¿cómo lograr entonces que estos pequeños grandes detalles no empañaen un esfuerzo de país como lo es aumentar el poder adquisitivo de la población?

El incremento salarial al sector es un aliciente en este verano

El incremento salarial al sector presupuestado es un aliciente en este verano, pero debe significar una mejoría en los servicios, en la calidad de las ofertas y sobre todo en la exigencia de quienes son responsables de atender y servir al público. Ese es el impacto que necesitamo.  Es derribar ese “mal trato” al que pareciera que nos acostumbramos. Cuba celebrará los 66 años ya de la gesta del Moncada.

Muchísimas actividades se organizarán por los festejos de esa efemérides en todo el país. Aprovechemos cada obra que construyamos en función de los demás, con pasión, con entusiasmo y rigor, para sentirnos bien todos, los unos con los otros.  Los felicitamos en esta semana histórica y los exhortamos a disfrutar de este verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *