30 julio, 2021

Che Guevara para todos los tiempos

La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) creyó que podría acabar con la chispa prendida en el sur de América por el argentino-cubano Ernesto Che Guevara de la Serna, cuando  le capturaron herido en las piernas el ocho de octubre de 1968.

La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) creyó que podría acabar con la chispa prendida en el sur de América por el argentino-cubano Ernesto Che Guevara de la Serna, cuando  le capturaron herido en las piernas el ocho de octubre de 1968, en la Quebrada del Yuro,y llevado amarrado a una escuela en La Higuera. Luego le asesinarían a tiros dos agentes de la CIA, once meses después de haberse incorporado a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional en Bolivia.

Ruta al monumento del Che Guevara en La Higuera, Bolivia. Foto: Telesur
Ruta al monumento del Che Guevara en La Higuera, Bolivia. Foto: Telesur
Escuela en La Higuera, Quebrada del Yuro, Bolivia, donde asesinaron al Che Guevara dos agentes de la CIA. Foto: Radio Rebelde
Escuela en La Higuera, Quebrada del Yuro, Bolivia, donde asesinaron al Che Guevara dos agentes de la CIA. Foto: Radio Rebelde

El agente CIA, Félix Rodríguez Mendigutía ordenó al sargento Jaime Terán asesinar al Che. Lo confesó a la revista española Cambio 16, edición del 18 de diciembre de 1998: “Salí y mandé a Terán que cumpliera la orden. Le dije que le disparara por debajo del cuello, pues tenía que parecer muerto en combate”.

También George Bush, el padre, entonces encargado por la CIA de operaciones anticubanas, conoció a  Rodríguez, a su vez  ex-agente de la policía de Batista. En 1976, Bush condecora a  Rodríguez Mendigutía  con la medalla Estrella al Valor. Más tarde, en 1979, se vincula al comercio de las armas en América del Sur. Como si fuera  poco, a partir de 1981 Ronald Reagan y Bush ocupan la Casa Blanca y  Rodríguez Mendigutía  cumple otras misiones por cuenta de la CIA.

Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos. Foto tomada de internet.
Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos. Foto tomada de Internet.
El ojo del águila imperial

Conocido como el Che, sobrenombre dado por los cubanos que le acompañaron en la Sierra Maestra en la lucha armada contra la tiranía de Fulgencio Batista, ya en esa época había estudiado Medicina, leído a los clásicos, recorrido en motocicleta parte de América Latina y comprendido la dura realidad de los pueblos de esta región. Su encuentro con Fidel en México resultó un faro de sus más profundos ideales.

Fidel Castro Ruz y Ernesto Che Guevara. Foto: Cubadebate
Fidel Castro Ruz y Ernesto Che Guevara. Foto: Cubadebate

Sin dudas, era una persona singular, especial, inteligente, culta, valiente, amante de la justicia y los necesitados, quizás por haber vivido contenido por el sufrimiento por el asma desde su infancia. Una persona así no podía pasar inadvertida a los ojos de los especialistas del vecino imperio norteño, empeñado en que América sea solo para los norteamericanos.

Claro, el ojo avizor del águila estadunidense, representada en este caso por su mano ejecutora la CIA, puso de inmediato sus garras y colmillos afilados en Bolivia al conocerse de una lucha armada de liberación en ese país, donde reinaba el abandono y el desamparo. El gobierno norteamericano le dio luz verde a la CIA contra el Che, sin saber que hay hombres que después de muertos dan luz de aurora, tal y como escribiera José Martí, que conoció al monstruo porque vivió en sus entrañas como también acotara ese otro inmenso de este continente.

Ernesto Che Guevara nació en Rosario, Argentina el 14 de junio de 1928 y murió en Bolivia el 8 de octubre de 1967. Foto: Cubadebate.
Ernesto Che Guevara nació en Rosario, Argentina el 14 de junio de 1928 y murió en Bolivia el 8 de octubre de 1967. Foto: Cubadebate.

Imprescindible resulta recordar brevemente qué era Bolivia y el entorno latinoamericano en aquella época, pues aunque el cambio es evidente, existen aun intereses con su brújula puesta hacia ese mismo norte. Precisamente -y no podemos decir que de manera casual- fue en la década del cincuenta cuando en América Latina se pusieron en acción las primeras actividades encubiertas de la CIA en este continente, de manera abierta y aberrante en Guatemala, en 1954, contra el gobierno democráticamente electo de Jacobo Arbenz.

Washington se lanzó a la defensa de la multinacional United Fruit Company, ante la reforma agraria promulgada por la nueva directiva gubernamental en este país. De ahí en adelante un rápido vistazo recuerda también la invasión contra Cuba en 1961 por Playa Girón al declarar Cuba el carácter socialista de la Revolución y los numerosos planes terroristas, incluidos los de asesinato contra Fidel. Además, el atentado del avión en pleno vuelo de cubana en Barbados, en 1976, y numerosos ataques que llegan al presente en el recrudecimiento del bloqueo económico y financiero contra Cuba. Aun hoy se niegan a reconocer su fracaso frente a Fidel, la Revolución cubana y su repercusión en el mundo.

Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos Gorriarán. Foto: Radio Rebelde.
Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos Gorriarán. Foto: Radio Rebelde.
Recordatorio a olvidadizos

La CIA hace honor a su nombre al interpretarla por sus hechos:Criminal, Intrigante, y Asesina. Un aparato del gobierno federal  para llevar a cabo el terrorismo de estado, la guerra sucia y aplicar los métodos de la mafia norteamericana de la década del 40 del pasado siglo en la era contemporánea. Sus antecedentes se remontan precisamente a la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) en esos años, un aparato de inteligencia creado durante la Segunda Guerra Mundial para coordinar las actividades de espionaje y otras operaciones secretas contra las llamadas Potencias del Eje dentro de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

El Acta de Seguridad Nacional de 1947 estableció oficialmente la Agencia Central de Inteligencia, delimitando sus funciones y alcance. De esta forma, la CIA se convirtió en la primera agencia de inteligencia establecida en tiempos de paz. La historia recoge su participación activa en las primeras elecciones en Italia después de la Segunda Guerra Mundial. La victoria parecía asegurada a los partidos de izquierda y de inmediato promovieron una campaña a través de cartas, programas de radio y publicaciones de libros y periódicos donde «advertían a los italianos de las nefastas consecuencias que traería una victoria del comunismo».

Angencia Cenctral de Inteligencia de Estados Unidos, CIA. Foto tomada de internet.
Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, CIA. Foto tomada de Internet.
¿Futuro?

En el siglo XXI los planes de  la CIA mantienen su esencia y los asesinatos selectivos siguen siendo un peligro para la vida de líderes, presidentes y otras personalidades de una visión diferente,»clasificados» como una amenaza a su cacareada seguridad nacional de «te quito el presidente y tu gobierno». Ahora con más posibilidades introducen las nuevas tecnologías y las tecnologías modernas civiles y militares elevan su capacidad de espionaje con el empleo de GPS, robot, drones misiles, inoculación de enfermedades mortales, y nada escapa en el planeta a la observación y su correspondiente toma de decisiones.

Antes de concluir, un dato curioso. La CIA ocupa el primer lugar en el mal uso y abuso de las nuevas tecnologías y las modernas. Imagínense, su ex-director y hoy secretario de estado  de los Estados Unidos, Michael Richard Pompeo, la definió hace poco como una inteligencia igual a la inteligencia fascista.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *