13 junio, 2021

Es noticia en el mundo digital que el gigante informático Microsoft finalmente ha decidido dar muerte a unas de sus aplicaciones más odiadas por los usuarios: el ínfimo e infame Internet Explorer. El pasado 20 de mayo la compañía informaba a través de una publicación en su blog que dejará de darle soporte técnico a partir de 15 de junio de 2022.

“El futuro de Internet Explorer en Windows 10 es Microsoft Edge», explicaba el texto sobre el sucesor que además es «más rápido, más seguro y ofrece una experiencia de navegación más moderna».

Aunque los más jóvenes probablemente solo conozcan a Internet Explorer por su fama de lentitud e ineficiencia para la indagación de información, este llegó a controlar el monopolio virtual a finales de los años 1990 e inicio de los 2000. Fue lanzado como parte del sistema operativo Windows 95 y devino éxito instantáneo. Su presencia fulminó a Netscape Navigator (otrora motor de búsqueda) y alcanzó su máximo esplendor entre los navegantes en 2002, llegando a dominar el 95 por ciento del mercado.

Su declive comenzó cuando Microsoft no modernizó la versión 6 durante un lustro y la aplicación “se convirtió en sinónimo de errores, problemas de seguridad y tecnología obsoleta”, explica un artículo de la agencia CNN en Español.

Para el año 2006 en que salió la versión 7, una gran masa de clientes había emigrado hacia motores de búsqueda más eficientes, dígase Chrome (de Google), Safari (de IOs) y Firefox, principalmente. El daño estaba hecho.

Por más que la compañía trato de salvar la reputación de Internet Explorer en la red, los esfuerzos fueron en vano, al punto de que en 2014 los ingenieros detrás de la aplicación confirmaron que Microsoft estaba considerando un cambio de nombre para alejarse de las percepciones negativas sobre el navegador.

De ahí que, desarrollaran Microsoft Edge y lo presentaran un año después como parte del sistema operativo de Windows; aunque no del todo reemplazó al Explorer porque este está preinstalado en PC con Windows.

Decimos adiós al Internet Explorer. Desaparece otra leyenda de Microsoft. Estoy más que segura que en el cielo de las aplicaciones computacionales lo esperarán el juguetón Clippy de Word, el editor Windows Movie Maker y el servicio de mensajería, Outlook Express. Lo recibirán al ritmo de un módem telefónico y jugarán eternamente al Pinball y el Buscaminas.

No te olvidaremos, viejo amigo. Siempre quedarán los memes…

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *