4 agosto, 2021

A quienes más allá de tener o no descendencia ejercen la paternidad…

Llega el tercer domingo de junio y con ello la jornada para celebrar a papás, abuelos, tíos, vecinos, amigos… y a todo aquel que, más allá de tener descendencia, cuida, acompaña, enseña y quiere.

Alrededor del mundo se dedica una jornada a quienes ejercen la paternidad, aunque la fecha no es la misma en todas partes. Por el santoral católico en España, Marruecos, Bolivia, Andorra, Croacia, Honduras, Liechtenstein, Italia, Portugal y Mozambique se conmemora el 19 de marzo, día de “San José”, padre putativo de Jesús.

Como paréntesis curioso en esta fecha según el Diccionario de la Real Academia Española, putativo es quien es tenido como padre, hermano, etcétera, sin serlo, como es el caso de José, que es padre putativo de Jesús. En textos religiosos la abreviatura de padre putativo es P.P., hecho que derivó en la costumbre de llamar Pepe a los José.

Esta tradición que data de la Edad Media se fue perdiendo con el pasar de los años, sobre todo en el nuevo continente. Historiadores coinciden que para finales del siglo XIV no existía ningún tipo de celebración especial en honor de los padres.

En el resto de Latinoamérica se festeja el Día de los Padres el tercer domingo de junio, y dejan el 19 de marzo para la conmemoración del Día del Hombre.

El primer antecedente en el hemisferio occidental de esta celebración fue en Estados Unidos a inicios del siglo XX. Una ciudadana llamada Sonora Smart-Dold, consideró que, si de honores se trataba, su padre, William Smart, veterano de la guerra civil, era tan importante como su madre, pues al morir esta durante el parto de su sexto hijo, él asumió completamente el rol de madre y padre, sin recibir ningún tipo de ayuda.

Inspirada en el auge y aceptación del festejo del Día de las Madres (que apenas llevaba dos años celebrándose) decidió promover el homenaje paterno. Inicialmente pensó convocarlo para el 5 de junio, día del cumpleaños de su padre, pero dada la cercanía de ambas fechas, decidió cambiarla para dos semanas después. Sonora hizo una intensa propaganda a su iniciativa, y aunque en aquel entonces no tuvo mucho éxito, se celebraron misas en varias ciudades. Fue así cómo se celebró por primera vez el Día de los Padres en Washington, el 19 de junio de 1910.

En Cuba se instauró la tradición ese mismo día 28 años más tarde. La escritora y artista Dulce María Borrero fue la principal artífice y promotora en la Isla de dedicarle un día de homenaje a los padres. Borrero esgrimió (siguiendo el pensamiento de Sonora Smart-Dold) que, si las madres tenían el segundo domingo de mayo, mes de las flores, resultaba una justa propuesta que los padres tuvieran también tuvieran su festejo.

Este tercer de domingo de junio por segunda año consecutivo la pandemia nos obliga a sustituir besos y abrazos por cariños a distancia y nasobuco de por medio. Sin embargo, no perdamos la oportunidad de retribuir el cariño, la dedicación y la entrega a quien más allá de tener o no descendencia ejerce la paternidad. ¡Felicidades a todos!

22 pensamientos sobre “A quienes más allá de tener o no descendencia ejercen la paternidad…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *