18 junio, 2021

Facebook juega con la cadena… ¿y el mono?

A casi seis meses de que Facebook interrumpiera la actividad de la cuenta del expresidente norteamericano Donald Trump, —por emplearla para incitar a sus hordas de seguidores a tomar el Capitolio por la fuerza el pasado 6 de enero—, la empresa anunció oficialmente este viernes la suspensión de la misma por dos años.

El pasado mes de mayo el Consejo Asesor de Contenidos de Facebook había confirmado la prohibición de la presencia del exmandatario en ambas redes sociales, aunque no dictó una sentencia final, dejando a consideración de los directivos de la compañía la decisión de imponer o no una suspensión indefinida.

“Dada la gravedad de las circunstancias que llevaron a la suspensión del señor Trump, creemos que sus acciones constituyeron una grave violación de nuestras reglas que merecen la pena más alta disponible bajo los nuevos protocolos”, comunicó a través de un post Nick Clegg, vicepresidente de asuntos globales de la compañía. La decisión se extiende a Instagram que pertenece también a Mark Zuckerberg.

Clegg agregó que la decisión pudiera prorrogarse en el tiempo “si determinamos que todavía existe un riesgo grave para la seguridad pública” y que, a su regreso, si cometiera cualquier otra violación de las normas, Trump estará sujeto a “un estricto conjunto de sanciones que escalarían rápidamente”.

Imagen de la toma del Capitolio en Washington por seguidores de Trump.
Imagen de la toma del Capitolio en Washington por seguidores de Trump.

La decisión inicial de banear la presencia del exmandatario en ambas redes sociales se originó en el contexto previo a la toma de posesión del recién electo candidato demócrata, Joe Biden, en los comicios presidenciales de noviembre de 2020. El entonces inquilino de la Casa Blanca se negó a aceptar la validez de los resultados de la votación y pretendió crear una cortina de humo en torno al proceso electoral, siendo las plataformas digitales su principal punta de lanza.

A inicios de 2021 Estados Unidos vivió un clima de inestabilidad política y social (inducido desde la propia Oficina Oval) nunca antes visto. El ataque del 6 de enero al Capitolio, instigado por el propio Donald Trump, dejó un saldo de cinco víctimas mortales y daños materiales de alrededor 1,5 millones de dólares.

En medio de esta situación de incertidumbre, el propio CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, explicó que la entonces suspensión de la cuenta de Trump por tiempo indefinido era importante para reducir el riesgo de violencia en la antesala a la toma de posesión de Joe Biden.

Sin embargo, la decisión de Facebook le permitirá a Trump regresar a la plataforma antes de las elecciones presidenciales de 2024.

Donald Trump, aislado y no por agua

Donald Trump está oficialmente suspendido de Facebook, Instagram y Twitter.

Por supuesto, su reacción no se ha hecho esperar tras el reciente dictamen que lo destierra hasta 2023 de dos de sus principales bastiones. A través de su comité de acción política Save America expresó que ello constituye un insulto a las 75 millones de personas que votaron por él.

“No se les debe permitir que se salgan con la suya con esta censura y silenciamiento, y en última instancia, ganaremos. ¡Nuestro país no puede soportar más este abuso!”, expresó el expresidente norteamericano, quien esta vez no dudó en arremeter contra el propio fundador de Facebook a quien le negó el trato personal en caso de volver a llegar a la Casa Blanca: “¡Todo será negocio!”

Facebook juega con la cadena pero no con el mono

La cuenta del expresidente queda suspendida hasta el 7 de enero de 2023. Transcurrido el plazo, la medida será nuevamente evaluada para determinar si el regreso de Trump a la plataforma es de “riesgo para la seguridad pública”, indicó la compañía.

“Sabemos que la decisión será criticada por muchas personas en lados opuestos de la división política (…)”, expresó Nick Clegg. Una forma no tan sutil de poner el parche antes de que salga la herida. “Por supuesto, esta sanción solo se aplica a nuestros servicios: el Sr. Trump es y seguirá siendo libre de expresarse públicamente a través de otros medios”.

Postura cuestionable en tanto Twitter, su plataforma digital de cabecera y donde el controversial excandidato republicano llegó a superar los 88 millones de seguidores, decidió bloquearlo permanentemente cuando hizo caso omiso a las advertencias por incitación a la violencia en enero de 2021.

La red social ha declarado que no levantará la sanción ni siquiera si decide presentarse de nuevo ante las urnas e incluso en días recientes ha bloqueado cuentas que se dediquen exclusivamente a divulgar material relacionado a un usuario suspendido.

“Como indica nuestra política de evasión de suspensiones, tomamos medidas de cumplimiento en las cuentas cuya aparente intención es reemplazar o promover el contenido afiliado a una cuenta suspendida”, dijo un portavoz de Twitter.

Muchas son las interrogantes que pudiéramos hacernos en torno a la decisión de Mark Zuckerberg. Cinco muertos, una invasión al edificio legislativo, 1.5 millones en pérdidas materiales y el cuestionamiento no solo al proceso electoral sino al sistema político de la autoproclamada “tierra de la libertad” por parte de Donald Trump, no le han valido a la Junta de Supervisión de Facebook para inhabilitarlo de por vida en la plataforma.

“La próxima vez que yo me encuentre en la Casa Blanca no celebraré las cenas que solían pedirme su mujer y él”, expresó Trump recientemente. Me pregunto, ¿tan buena es la comida allí?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *