4 agosto, 2021

2019: un año que puede ser próspero con el esfuerzo de todos

Olvide lo que puedan tener los demás, alégrese por ello y luche por lo suyo desde la perspectiva de que usted como ser humano debe trabajar, desarrollarse hacia un futuro mejor.

Olvide lo que puedan tener los demás, alégrese por ello y luche por lo suyo desde la perspectiva de que usted como ser humano debe trabajar, desarrollarse hacia un futuro mejor.

Olvide lo que puedan tener los demás, alégrese por ello y luche por lo suyo desde la perspectiva de que usted como ser humano debe trabajar, desarrollarse hacia un futuro mejor.

Terminé el año hablando de la familia, y quiero comenzar este hablando sobre lo que nos toca como individuos integrantes de una sociedad, hijos de esta isla, para hacer que este, nuestro país, mejore y avance hacia un mejor camino. Y créame que depende también de nosotros como ente social, porque a veces creemos que nuestro bienestar se rige sólo por la economía. Le invito a llenar esta fila, la de los que aportan, de los que con su actuar diario, con su granito de arena hacen por su país.  seamos esos que hacen a un lado palabras o frases como el No, No se puede, No avanzamos, No hay, No me atienden, No me escuchan.

Hagámoslo juntos y créame va a ver la diferencia. Cuando nos lamentamos por lo que no tenemos, por lo que padecemos, por lo que vivimos, sólo recibimos más de eso que renegamos. En ningún país, en ningún sistema Nada es tan malo, ni nada es tan bueno. Ni siquiera usted como ser humano es perfecto. Todo tiene sus matices y es de ello a lo que me refiero. Aproveche los matices, vea la vida a color y aférrese a lo que le da positividad.

Olvide lo que puedan tener los demás, alégrese por ello y luche por lo suyo desde la perspectiva de que usted como ser humano debe trabajar, desarrollarse hacia un futuro mejor. Sé lo que usted debe estar pensando. Dirá seguro, vivimos en un país, en un sistema donde nos enseñaron que todos somos iguales… Y Sí todos lo somos, porque somos seres humanos, pero no todos luchamos por lo mismo.  No todos merecemos lo mismo.

El que trabaja, el que se esfuerza, el que estudia, el que ayuda a los demás, el que agradece, el que no odia, el que no guarda rencor, el comprensivo y no extremista, el que ama a sus hijos, a su familia.  A ese le toca progresar. No así al que vive odiando, renegando de los suyos, ahogado en rencores, que opta por no trabajar, por delinquir o estar sentado en un parque todo el día, en una esquina criticando al socialismo, sin aportar nada a él.

Un nuevo año. Nuevas oportunidades para reinventarse y creer en uno mismo, en lo que podemos lograr cuando nos proponemos pensar en que no todo es oscuro en nuestras vidas, que vivimos en un país con carencias económicas, no lo niego. Donde nos faltan a veces cosas elementales. Pero este es nuestro país dichosos nosotros que vivimos en él que no nos aferramos a un futuro de ser inmigrantes.

Debe desarrollarse la economía, de acuerdo. Pero creo que debemos también salvar nuestro civismo, aferrarnos a esos valores que nos hacen ser mejores seres humanos. Y eso depende de cada uno de nosotros. Mírese usted por dentro. Sensibilícese,  busque dentro de sí porque como siempre digo todos tenemos un buen ángel. Apelemos a él para ser mejores ciudadanos y verá que su perspectiva de vida cambiará.  Hágalo ahora que comienza un nuevo año y con él, usted puede comenzar un nuevo proyecto de vida. Recuerde que esto es Comentar Cuba un espacio donde podemos juntos hacer de esta, nuestra isla, un mejor país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *