Menú

Venezuela y Haití: una muestra de la doble moral de la administración Trump

Como hemos visto en los últimos días, Estados Unidos continúa con la escalada de presiones contra Venezuela. Lo cierto es que hasta ahora solo acumulan derrotas, el intento de un golpe de Estado con un presidente nombrado por el Departamento de Estado NO funcionó. Las presiones económicas contra PDVSA, a través de su filial CITGO en territorio norteamericano, tampoco.

La asfixia económica contra Venezuela

El bloqueo de cuentas en bancos estadounidenses y europeos y todos los intentos de asfixia económica contra la nación bolivariana NO han tenido para Washington el efecto deseado. Si bien afectan al pueblo con las carencias que impone un bloqueo económico y financiero, NO han podido quebrar la voluntad de un pueblo que ha desmostrado tener reservas para luchar por su soberanía.

Ahora Trump siguiendo la ruta del petróleo, presiona con la posibilidad (siempre sobre la mesa) de una opción militar.  Medios de prensa confirman los desplazamientos de tropas estadounidenses, para cercar militarmente a Venezuela con el pretexto de una supuesta “intervención humanitaria”.

Haití vive una catástrofe social, política y económica, y sólo hablan de Venezuela

Una vez más, el recurso gastado y estéril para los pueblos de ayudar a través de una intervención humanitaria. Cuantos ejemplos hay en la historia bélica de Estados Unidos contra América Latina.  No voy a citarlos todos. Solo le contaré de uno. Y es el caso de Haití, NO porque sea el peor caso.

Sino porque ahora mismo muchos en las redes sociales se preguntan.  En qué lugar tiene los ojos el mundo cuando en Haití ahora mismo vive una verdadera catástrofe social, política y económica.  Y esa nación la primera república independiente surgida en la historia de este lado del Río Bravo vivió una intervención humanitaria encabezada por Estados Unidos hace ya 15 años. Supuestamente ellos intervienen para ayudar y resolver los problemas.

En Haití, la intervención norteamericana solo trajo más pobreza

Pues sí, es solo eso un supuesto. En Haití, la intervención norteamericana solo trajo más pobreza. Las protestas contra la carestía de la vida, la corrupción, la crisis social y económica y la ausencia de un modelo de nación ya llevan 10 intensas jornadas, y nada parece señalar que vayan a detenerse. Las causas del desabastecimiento tienen muchos padres, pero ante este, los monopolios, sin remordimientos, ajustan cuentas haciendo rechinar los dientes de toda la población con su poder de paralizar el país.

Mientras la agenda internacional se empecina en volver la mirada hacia Venezuela, la grave crisis haitiana pasa, una vez más, prácticamente desapercibida. En Haití, cómo pretenden hacer con Venezuela, la llamada “ayuda humanitaria” no ha sido más que una coartada para violar la soberanía territorial y disponer de los recursos de manera que sean funcional a los proyectos imperiales. La pequeña nación caribeña es hoy un muestrario de lo que el “capitalismo humanitario” podría generar en Venezuela.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *