Menú

Un impeachment contra Donald Trump

Un impeachment contra Donald Trump

Cuando Trump finalizó la llamada telefónica a Zelenski con la frase “el mundo entero ha estado mirando”, nunca imaginó que tan lapidaría sería. Ahora, ese “mundo” conoce sus verdaderas opiniones sobre Ángela Merkel, Enmanuel Macron, y las tensiones entre Ucrania y Rusia.
Lo interesante es que, junto con esos spoilers, se filtró el chantaje de Trump al presidente Zelenski, condicionando la ayuda militar de Estados Unidos a un favor político, y personal.

Y es que Trump tiene un rival electoral: el ex-vicepresidente Joe Biden, a quien intenta derribar antes de los comicios de 2020. El magnate (detalles del poder) manifestó su deseo de que la fiscalía ucraniana investigara al hijo de Biden, a quien acusan de manejos turbios y tráfico de influencia. Todo para ensuciar el apellido del contrario. El pedido de Trump (tan natural para él, que hace preguntarse si de verdad entiende el significado de la palabra “límite”) implica que el actual presidente de Estados Unidos recurrió a un país extranjero, a fin de recabar información sobre la familia de un rival político, haciendo uso de su cargo para satisfacer un interés des-ligado de sus funciones.
¿Y cómo se filtró en realidad un tema tan sensible?. No queda claro. Pero Josep Maguayer (director interino de Inteligencia) avaló esta información ante la Cámara de Representantes, calificando el hecho de “único y sin precedentes”. Claro, no faltan dudas de que haya ocurrido en otros momentos. Solo que, al parecer, “el gran hermano” no estaba al asecho como ahora. Porque, aunque no se diga, está entre líneas. La comunidad de inteligencia de los Estados Unidos aún se duele por el descalabro del caso Muller. Mientras, acorralado en su mundo virtual, Trump llama “cacería de brujas” al proceso investigativo que deberá acometerse si prospera en el Congreso; y se muestra como víctima de los medios y los demócratas.
Pero, incluso así, se siente respaldado. Un Senado de mayoría republicana es su garantía de sobrevivencia política, aunque hay límites que es mejor no transgredir. Hoy son varios los corre-ligionarios que callan, se desmarcan o lo critican. Discrepan, desde aliados como Marco Rubio hasta competidores como Mitt Roomey.  ¿Ablandamiento en la base republicana alrededor de la idea de quién es el hombre 2020?.
Pronto para decirlo. Hablamos de Trump. No solo manipula hechos, los naturaliza. Nixon también creía que todo acto realizado por el presidente de ese país, era legal. Sin embargo prefirió renunciar, antes que enfrentarse a un juicio político, del que sabía no saldría a flote. Pero la trama del “Watergate” fue un tema netamente doméstico. El “Ucrania-gate” afecta además la posición de Estados Unidos con sus socios y adversarios del espacio geopolítico.
Tiempo atrás, Trump dijo “game over” en referencia a los resultados de la investigación del fiscal Muller. Y el de ahora ¿qué es?. ¿Jugada demócrata?. ¿Revancha de la comunidad de inteligencia estadounidense?. ¿Qué más esperar de esa alta política?. ¿un comediante, tal vez?.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *