Menú

Trump, Rubio, Pompeo y Bolton, cuarteto de agresores vs Venezuela

Trump, Rubio, Pompeo y Bolton, cuarteto de agresores vs Venezuela

No hay nada mejor que un conflicto en el extranjero para tapar los escándalos internos de Estados Unidos. Y hay señales de que Venezuela podría ser la próxima víctima de esa máxima del sistema político norteamericano.

Washington decidió dar un portazo a las relaciones con Caracas justo cuando la administración de Donald Trump sufre la parálisis gubernamental más prolongada de la historia y todos los días aparecen nuevas noticias sobre la trama de corrupción republicana en las elecciones presidenciales de 2016.

Si algo quisieran los asesores de la Casa Blanca es que la prensa se dedicara a hablar de otra cosa.

La diplomacia estadounidense decidió el miércoles desconocer el gobierno electo de Nicolás Maduro y respaldar la asunción ilegítima de Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional en desacato. Países del llamado Grupo de Lima, a excepción de México, se sumaron a la acción estadounidense.

En la práctica, la medida constituye una ruptura de relaciones y una violación del derecho internacional. Maduro respondió declarando el fin de todos los nexos diplomáticos y políticos con Estados Unidos.

El presidente venezolano dio 72 horas a los funcionarios estadounidenses para que abandonaran el país, pero el secretario de Estado, Mike Pompeo, aseguró que no acatarán la orden de un gobierno que desconocen.

El escenario es el más tenso en los últimas dos décadas de Revolución Bolivariana.

“Todas las opciones están sobre la mesa”, aseguró Trump a la prensa el miércoles al ser interrogado sobre una posible intervención militar.

Altos asesores y funcionarios de la Casa Blanca han reiterado esas amenazas durante las últimas horas, incluido el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Las mentes maestras

La política hacia América Latina de la actual administración republicana se mantiene secuestrada por un pequeño, pero radical, grupo de asesores y congresistas cercanos a Trump, que cuentan con un largo historial de agresiones contra gobiernos progresistas en la región, en especial hacia Cuba, publicó este viernes el sitio Cubadebate.

De acuerdo con fuentes cercanas a la Casa Blanca y citadas por la prensa estadounidense, los detalles sobre la decisión de reconocer a Guaidó fueron finalizados en una reunión el martes en la noche en la Casa Blanca.

Además del presidente Trump y el vicepresidente, Mike Pence, la lista de asistentes incluye al asesor de seguridad nacional John Bolton, los senadores de la Florida Marco Rubio y Rick Scott, el representante Mario Díaz-Balart, así como el nuevo gobernador de la Florida, Ron DeSantis.

Trump, Rubio, Pompeo y Bolton, parte del cuarteto de agresores contra Venezuela.

Con el gobierno paralizado y Rubio al oído de Trump, EE.UU. es más peligroso que nunca para Venezuela

La lista coincide con los principales defensores del endurecimiento del bloqueo contra Cuba, quienes recientemente amenazaron con la activación del Título III de la Ley Helms-Burton.

Rubio, Bolton y Díaz-Balart han sabido aprovechar la coyuntura actual para aumentar sus niveles de influencia en el presidente y tratar de dar el salto final contra Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Con el gobierno clausurado, las estructuras de decisión estadounidense como el Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado trabajan con el personal indispensable, lo que abre una vía para acciones expeditas con pocos contrabalances internos.

Rubio, quien tiene un asiento en el influyente Comité de Relaciones Exteriores del Senado, es una de las mentes maestras detrás de la política republicana hacia América Latina.

Fue él uno de los primeros en pedir a Trump que desconociera a Maduro y aupara a Guaidó.

Durante una intervención en el Congreso el 15 de enero pasado, Rubio exigió además que el Departamento de Estado expulsara a todos los diplomáticos bolivarianos y los sustituyese por otros nuevos nombrados por la Asamblea Nacional en desacato.

El senador cuenta con relaciones cercanas y apoyo de Bolton, un halcón de la época de Bush que llegó a asegurar que Cuba producía armas biológicas, y Pompeo, antiguo director de la CIA cuando inició la operación de los supuestos ataques acústicos contra diplomáticos en La Habana.

Rubio tiene más ideas sobre los pasos a seguir. En su cuenta en la red social Twitter defendió una prohibición sobre las importaciones de crudo venezolano o que el dinero que se obtenga de esas transacciones vaya directo a las manos de Guaidó.

También propuso incluir a Venezuela en la lista unilateral de países que apoyan el terrorismo que elabora Washington, lo cual se podría tomar como excusa para escalar las agresiones.

Rubio cuenta en el Senado con un nuevo aliado, el exgobernador de Florida, Rick Scott.

“Fui a la Casa Blanca ayer y hablé con el presidente sobre qué hacer en Venezuela”, dijo el senador Rick Scott en una conferencia de prensa el miércoles. “Necesitamos declarar a Venezuela como un estado terrorista, claramente lo es”.

Tras exigir que se impongan amplias sanciones al sector petrolero de Venezuela y se tomen más medidas contra el régimen de Maduro, Díaz-Balart exigió por parte que Estados Unidos espere y vea qué sucede en las horas y días posteriores al anuncio de Guaidó.

“Hay muchas cosas ahora que pueden suceder. Este es un momento importante en Venezuela”, señaló el representante por la Florida.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *