Menú

Trump lanzará su campaña de reelección

Pocos temas afectan tanto la estabilidad mundial, como el proceso electoral en Estados Unidos. Pese a que cada administración es similar a la anterior, en cuanto a la consecución de objetivos estratégicos, el cómo se implementan, continúa definiendo el marco de las relaciones políticas a escala global.
Falta más de un año para las elecciones estadounidenses, pero la carrera de obstáculos para ver quién llega a la vuelta final, recién inició.
Piense en esta imagen. El imperio más grande es como un agujero negro, absorbe políticamente todo. La cercanía geográfica y la historia entre ambos países condicionan la necesidad de entender qué sucede allí. Y cómo puede afectar a quienes viven en Cuba, conscientes del peso de una relación difícil con un vecino que no renuncia a su deseo de posesión. Pero, ¿qué sucederá en noviembre de 2020?. Estados Unidos definirá si se mantiene la actual administración o, si en su lugar, el partido demócrata toma el poder.
Aunque parezca lejano, este proceso electoral ya marca la agenda política estadounidense. Aún cuando no se explicita, el tratamiento a temas clave de ese país se está proyectando en función de un impacto electoral. En el partido azul, más de 20 aspirantes que luchan por la candidatura demócrata, se disputan los votos internos.
Aunque hay favorito. El ex – vicepresidente Joe Biden, que (a los 76 años) va por su tercer intento en busca de la presidencia. Los republicanos, hasta el momento, solo tienen dos opciones, y Trump es la sólida.
Así han comenzado los actos de pre – candidatura, intentando reunir votos pero también dinero. Que si no hay fondos, no hay carrera.
¿Qué tiene todo esto que ver con Cuba?, podría preguntarse. Pues bien, el estado péndulo de La Florida, con sus 29 votos electorales, es uno de los más importantes a conquistar. Ahí, el discurso republicano ha tenido mucho coro históricamente, pero en los recientes sondeos esa cuestión parece variar.
Por La Florida, ya han pasado Biden y otros dos aspirantes demócratas, quienes tuvieron en común el silencio hacia dos de los temas más importantes para los votantes latinos de ese estado: Cuba y Venezuela. La falta de pronunciamiento por asuntos que al bando republicano SÍ le interesa manipular con objetivos definidos, ha dejado mal sabor en votantes que esperaban oír hablar sobre cuestiones que marcan sus vidas y las de sus familias.
Nuevamente, Trump ama las campañas electorales. La confirmación de cuánto está dispuesto a hacer por embolsarse las boletas de un estado decisivo para conseguir el número mágico de 270 votos del Colegio Electoral, la dio anoche, cuando anunció en Twitter que el lanzamiento oficial de su campaña sería el 18 de junio en Orlando. Algo es seguro, Trump no va allá por el clima.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *