Menú

Trump busca utilizar negociaciones con México para fortalecer base electoral

Trump busca utilizar negociaciones con México para fortalecer base electoral

Lo que sucede dentro de la Casa Blanca es centro de atención. Allí se negocia, desde este miércoles, la posibilidad de resolver “razonablemente” –algo que sabemos no siempre se logra en esas oficinas-, pero en fin, atender la crisis migratoria en Centroamérica entre delegaciones de primer nivel de Estados Unidos y México.

Por supuesto que, no menos importante, el tema de los aranceles también está sobre la mesa. Lo más probable es que NO se logre acuerdo alguno en este sentido, pues Donald Trump no piensa cambiar de parecer en cuanto a la presión económica que está poniendo sobre su vecino México. Y valga decir que también aprieta el cuello de algunos de sus conciudadanos estadounidenses.

La postura de Trump busca complacer a su base electoral

Recordemos que México es el mayor socio comercial de Estados Unidos actualmente. Solamente en el caso de las manufacturas, estas se pueden encarecer porque muchas requieren insumos mexicanos. Quienes evalúan el comportamiento de Trump más minuciosamente, están convencidos de que esta postura suya contra la economía mexicana no pasa de ser una treta política de cara a las venideras elecciones de 2020.

La estigmatización y la retórica contra los migrantes centroamericanos fue una de las grandes plataformas usadas por Trump durante su campaña de 2016; siempre victimizando a su país, diciendo que México se aprovecha de Estados Unidos en sus relaciones comerciales. Ahora, como que busca otra forma de repetirse, pues para ganar nuevamente la presidencia tiene que fortalecer su base electoral que es antiinmigrante.

México se ha convertido en el guardian de la frontera sur de los Estados Unidos

Y de paso, también distrae un poco la atención sobre otros asuntos escabrosos que lo han perseguido en los últimos meses, como el tan cuestionado informe del fiscal Robert Mueller sobre la llamada “trama rusa” que relacionan con las pasadas elecciones estadounidenses.

Consta que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha sido intransigente. Han aplicado medidas drásticas con los indocumentados, al punto de deportar de México –según cifras gubernamentales- aproximadamente 15 000 migrantes, tan solo en el mes de abril.

Creo que no hace falta mucho análisis complicado para preguntarse: ¿realmente necesita Washington poner en aprietos a la economía mexicana?

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *