Menú

Se blanquean los corales

Científcos cubanos ponen en práctica soluciones ante el aumento del proceso denominado blanqueamiento de coral. Foto/Centro de Investigaciones Marinas.

Estos fueron rojos, carmelitas y naranjas, aquel medio amarillo y los que se encuentran allá, tenían un tono rosa claro. Ahora todos son pálidos, mejor dicho: se han vuelto blancos.

Así señalaba Patricia cada una de las fotos que me ofrecía como prueba del fenómeno. Y es que, en las aguas cubanas se ha multiplicado este año el número de especies desteñidas hasta morir, a consecuencia del blanqueamiento de coral.

Pero ¿por qué se ha exacerbado este proceso? Las causas se relacionan con varios factores.

Según la Directora del Centro de Investigaciones Marinas, de la Universidad de La Habana, Dra. Patricia González, el blanqueamiento es una respuesta al estrés que sufren los corales, el cual puede aparecer por diferentes razones, entre ellas -la más común-, el ascenso de la temperatura en el mar y de las radiaciones, ambos constituyen efectos del cambio climático.

También, el aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera ha incrementado el PH, lo que provoca mayor grado de acidez y por ende un cambio en la química de las aguas. Además, la presencia de tóxicos o contaminantes en el mar es otra de las causas fundamentales.

¿Cómo ocurre el blanqueamiento?

Los corales viven en simbiosis con algas microscópicas llamadas zooxantelas, que les proporcionan los elementos nutritivos esenciales para desarrollarse y les brindan los diferentes colores.

Al elevarse la temperatura del océano o disminuir drásticamente, las especies coralinas se encuentran sometidas a un gran estrés, y por lo tanto expulsan dichas algas. Así, pierden su fuente de alimento y van quedando sin coloración, hasta blanquearse.

En este sentido el panorama no es muy prometedor, tal y como manifiesta el experto de la División de Ecosistemas Marinos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Gabriel Grimsditch. Él y otros científicos han determinado que para 2050 casi el 90 por ciento de los súper ecosistemas coralinos podrían estar extintos. De esta forma, se quedaría sin hábitat el 25 por ciento de las especies marinas en el mundo.

Además agrega Grimsditch que al blanquearse, el coral puede morir fácilmente. “Vemos que muchos sobreviven unos días o unas semanas, incluso algunos meses, pero en la mayoría de los casos pierden la vida”.

En 1998 sucedió el primer verdadero evento global de blanqueamiento y murieron aproximadamente el 16 por ciento de los corales en el mundo entero. “Desde entonces hemos visto eventos de blanqueamiento muy frecuentes, como el más reciente en el 2015-2016”, asegura el experto de ONU Medio Ambiente.

¿Por qué son importantes los corales?

Es demasiado lo que está en juego. Además de su riqueza natural y las especies que dependen de ellos para sobrevivir, “los corales nos proveen seguridad alimentaria a través de la pesca, nos protegen de inundaciones, generan ingresos gracias a los millones de turistas que viajan para apreciarlos y hasta son la materia prima de algunos medicamentos para combatir el cáncer”, continúa Grimsditch.

Por su parte, la Dra. Patricia González recalca que ante eventos meteorológicos extremos como huracanes, los arrecifes de coral constituyen importantes barreras de contención. Asimismo, reflexiona sobre cómo resulta paradójico que ocupen menos del 1 por ciento de la superficie del océano, y a la vez sean el ecosistema con más bienes y servicios generados al hombre.

Con los corales blanqueados también se agudiza la crisis de la sobrepesca, pues se eliminan vínculos esenciales de la cadena alimenticia y algunas especies de peces y crustáceos quedan desprovistos de lugares para desovar y desarrollarse.

¿Qué acciones se promueven desde Cuba?

Pequeñas acciones diarias pueden ayudar a reducir la pérdida de los arrecifes de coral. Según manifiestan expertos del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), minimizar el escurrimiento de fertilizantes o de aguas pluviales, y evitar el uso de herbicidas y pesticidas, son algunas de las medidas a poner en práctica; además de eliminar fuentes de contaminación y desarrollar la limpieza de las playas.

Por otro lado, generar la reproducción de especies coralinas es otra de las acciones clave. En este sentido, científicos cubanos realizaron recientemente el monitoreo del desove de corales, para menguar la disminución masiva de especies, como la llamada cuerno de alce (Acropora palmata).

“Varios investigadores y buzos pasamos una noche entera de agosto debajo del agua, colocando redes de colecta en colonias de cuerno de alce. Durante las 9 o 10 de la noche, los corales liberaron paquetes de gametos que contienen óvulos y espermatozoides. Con las redes fuimos colectando estos paquetes y luego a bordo de la embarcación los fertilizamos. De esta manera, unimos óvulos y espermatozoides para formar un embrión de coral”. Nos relataba la Maestra en Ciencias del Centro de Investigaciones Marinas, Amanda Ramos.

Ahora los nuevos embriones de coral se desarrollan en el laboratorio y después se llevarán al arrecife para, poco a poco, ir restaurando los ecosistemas degradados.

El blanqueamiento de corales es un proceso que ha aumentado también en las aguas cubanas. Colaborar para generar la reproducción de especies coralinas es una de las soluciones que ponen en práctica los científicos cubanos.

También, con el propósito de reducir el blanqueamiento de coral se ejecuta un fuerte trabajo por parte de una red de voluntarios, compuesta en buena medida por un grupo de buzos. Ellos, junto a organizaciones científicas llenan planillas de reporte durante los períodos de blanqueamiento, las envían y eso permite conocer cómo se manifiesta el fenómeno a nivel nacional, expresaba la Dra. Patricia González.

Diferentes retos persisten en la protección de los ecosistemas coralinos, uno de los más fuertes es la lucha mundial para minimizar los efectos del Cambio Climático.

Es imprescindible que el tema se apodere no solo de las agendas mediáticas, sino de las públicas. Necesario recordar que en el mar y en las fotos de Patricia, el blanco generalizado contamina la vista.

Investigadores y buzos que participaron en el monitoreo de desove de corales. Foto/Centro de Investigaciones Marinas. Cuba

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *