Roque Dalton, como la siempreviva

1
19
Hace 44 años, el poeta salvadoreño Roque Dalton fue asesinado a tiros mientras dormía. Foto: Internet.
Hace 44 años, el poeta salvadoreño Roque Dalton fue asesinado a tiros mientras dormía. Foto: Internet.

«No es venganza lo que quiero, sino dejar una flor
donde escondieron los huesos de un héroe de El Salvador».  Silvio Rodríguez

Hace 44 años, el poeta salvadoreño Roque Dalton fue asesinado a tiros mientras dormía. El ajusticiamiento de la misma organización ultraizquierdista a la que pertenecía, vino seguido de un largo silencio oficial. Jamás se condenó a los autores, y nunca se recuperó su cuerpo.

Dueño de un verso preciso y luminoso, Dalton trascendió los límites de la poesía social revolucionaria y ocupa un sitio privilegiado en la lírica centroamericana.

Hoy, el intelectual y guerrillero sigue recitando verdades a través de una poesía reivindicadora, letra y voz del pueblo.

La figura de Roque Dalton (San Salvador 1935-1975) no ha dejado de crecer desde su muerte. Foto: Internet.
La figura de Roque Dalton (San Salvador 1935-1975) no ha dejado de crecer desde su muerte. Foto: Internet.

Como la siempreviva

Mi poesía
es como la siempreviva
paga su precio
a la existencia
en término de asperidad.

Entre las piedras y el fuego,
frente a la tempestad
o en medio de la sequía,
por sobre las banderas
del odio necesario
y el hermosísimo empuje
de la cólera,
la flor de mi poesía busca siempre
el aire,
el humus,
la savia,
el sol,
de la ternura.

La experiencia más importante de mi vida

«Dos patrias tengo yo Cuba y la mía», se puede leer desde el 14 mayo 2015 en una sencilla tarja develada en La Habana, para recordarnos que ahí vivió Roque Dalton.

Y es que el poeta, revolucionario y salvadoreño permaneció prolongados periodos en Cuba, vivencia que él mismo calificó como: «la experiencia más importante de mi vida».

La poesía de Dalton se convirtió en su arma para la lucha. «Yo llegué a la Revolución por la vía de la poesía», afirmó en la dedicatoria su libro Taberna y otros lugares, publicación que fue Premio Casa de las Américas en 1969.

El gran despecho

País mío no existes
sólo eres una mala silueta mía
una palabra que le creí al enemigo

antes creía que solamente eras muy chico
que no alcanzabas a tener de una vez
Norte y Sur
pero ahora sé que no existes
y que además parece que nadie te necesita
no se oye hablar a ninguna madre de tí

Ello me alegra
porque prueba que me inventé un país
aunque me deba entonces a los manicomios

soy pues un diocesillo a tu costa

(Quiero decir: por expatriado yo
tú eres ex patria)

En épocas de exilio, Roque Dalton vivió prolongados periodos en Cuba, lo que tuvo gran influencia en su pensamiento político. Foto. Internet.
En épocas de exilio, Roque Dalton vivió prolongados periodos en Cuba, lo que tuvo gran influencia en su pensamiento político. Foto. Internet.

El escritor uruguayo Eduardo Galeano lo definió en estas palabras: «Poeta hondo y jodón, Roque prefería tomarse el pelo a tomarse en serio, y así se salvó de la grandilocuencia y de la solemnidad y de otras enfermedades que gravemente aquejan a la poesía política latinoamericana».

No te pongas bravo, poeta

La vida paga sus cuentas con tu sangre
y tú sigues creyendo que eres un ruiseñor.

Cógele el cuello de una vez, desnúdala,
túmbala y haz en ella tu pelea de fuego,
rellénale la tripa majestuosa, préñala,
ponla a parir cien años por el corazón.

Pero con lindo modo, hermano,
con un gesto
propicio para la melancolía.

"Yo llegué a la Revolución por la vía de la poesía", aseguró Roque Dalton. Foto: Internet.
«Yo llegué a la Revolución por la vía de la poesía», aseguró Roque Dalton. Foto: Internet.

«Roque es para mí el ejemplo muy poco frecuente de un hombre en quien la capacidad literaria, la capacidad poética se dan desde muy joven mezcladas o conjuntamente con un profundo sentimiento de connaturalidad con su propio pueblo, con su historia y su destino», sostuvo Julio Cortázar.

Alta hora de la noche

Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre
Porque se detendría la muerte y el reposo
Tu voz que es la campana de los cinco sentidos
Sería el tenue faro buscado por mi niebla
Cuando sepas que he muerto di sílabas extrañas
Pronuncia flor, abeja, lágrima, pan, tormenta
No dejes que tus labios lleven mis once letras
Tengo sueño, he amado, he ganado el silencio
No pronuncies mi nombre cuando sepas que he muerto
Desde la oscura tierra vendría por tu voz
No pronuncies mi nombre
No pronuncies mi nombre
Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre

Contrariando sus expresas, ingenuas, diáfanas instrucciones, todos pronunciamos su nombre, no sólo porque su obra es de las más originales, removedoras y comunicativas que ha producido en América Latina la poesía conversacional, sino también porque Roque fue un ser humano tan espléndido, tan dedicado a consolidar la alegría del prójimo, que pronunciar su nombre es una forma más de perpetuar ese temple vital que él mismo dio en llamar su júbilo matutino y palpable, sentenció Mario Benedetti.

Dueño de un verso preciso y luminoso, Dalton trascendió los límites de la poesía social revolucionaria y ocupa un sitio privilegiado en la lírica centroamericana. Foto: Internet.
Dueño de un verso preciso y luminoso, Dalton trascendió los límites de la poesía social revolucionaria y ocupa un sitio privilegiado en la lírica centroamericana. Foto: Internet.

Como tú

Yo como tú
amo el amor,
la vida,
el dulce encanto de las cosas
el paisaje celeste de los días de enero.

También mi sangre bulle
y río por los ojos
que han conocido el brote de las lágrimas.
Creo que el mundo es bello,
que la poesía es como el pan,
de todos.

Y que mis venas no terminan en mí,
sino en la sangre unánime
de los que luchan por la vida,
el amor,
las cosas,
el paisaje y el pan,
la poesía de todos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here