Menú

Reflexiones a pocas horas del referendo del 24 de febrero

Reflexiones a pocas horas del referendo del 24 de febrero

Estamos sólo a 4 días de que la constitución cubana se someta a referendo popular, lo que ratifica el carácter democrático de nuestro sistema y refuerza los derechos de nuestra Revolución.

Y precisamente hoy que se celebra el Día Mundial de la Justicia Social reflexionamos en cuánto de libertad, justicia y paz en el mundo nos reafirma la Carta Magna que los cubanos refrendaremos este domingo.

Las declaraciones de un colega motivaron estas reflexiones a pocas horas del referendo del 24 de febrero. José Alejandro Rodríguez, Premio Nacional de Periodismo José Martí, decía a la Agencia Cubana de Noticias, que este domingo 24 cada elector cubano está llamado a pensar con perspectivas, y con sentido del futuro de la Patria. Convencido, expresaba, incluso por encima de cualquier inconformidad, con algún articulado, pues hay que ir a lo profundo, y ese, es el espíritu de la Patria.

La Carta Magna es la brújula del país. Y es precisamente donde me quiero detener. Más allá de las amplias jornadas de debate popular, realizadas para esclarecer y enriquecer el texto constitucional, de transmisiones especiales de radio y Televisión, de análisis al detalle de nuestros expertos en materia jurídica, para comprender aún más su contenido, en ese documento están las vivencias de nuestra gente. Esas que le permiten al pueblo comprobar, que en la nueva Constitución está el país que quiere, para el presente y el futuro.

Una nación no exenta de dificultades, las que nos ha impuesto el cerco económico y comercial de los Estados Unidos por seis décadas; y también de aquellas urgencias que exigen un cambio de mentalidad, no solo para mejorar los índices económicos, sino para poder desarrollarnos más, para preservar los valores, para seguir batallando por la igualdad.

El día a día de un país, que insisto tiene carencias materiales, pero donde nadie queda desamparado. No son consignas, los últimos acontecimientos en La Habana, así lo confirman. Pero hay que trabajar para que las políticas sociales trazadas por la dirección del gobierno y reflejadas también en la Constitución, se apliquen de manera efectiva, porque no solo depende de que ya estén escritas y aprobadas, sino de su aplicación fiel en la cotidianidad.

Y en ello tenemos que ser veladores todos, tal y como lo hicimos en cada rincón de este país, aportando ideas nuevas, inconformes con otras, pero todas enriquecieron la que sería nuestra Carta Magna.

Una constitución que está unida profundamente a su historia. Al pensamiento de Martí y Fidel. Al decir del General de Ejército Raúl Castro Ruz, el pueblo de Cuba va a mostrar su voto el 24 de febrero, a ciento cincuenta años de nuestra primera constitución, la de Guáimaro. Tras seis décadas de luchas y victorias, en un país libre, independiente y dueño de su destino.

En momentos también, en que suenan los tambores de la guerra en Nuestra América. Cuando nuestro país y países hermanos son acechados por el imperio, se levanta nuevamente la voz de Cuba. Escuchamos ayer al canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla cuando respondió a los ataques imperiales. El presidente Donald Trump se equivoca, dijo, el futuro de Cuba está aquí. Con medidas adicionales de bloqueo o sin ellas, el futuro de Cuba lo decidimos las cubanas y cubanos.

Como lo ha reiterado el presidente Miguel Díaz-Canel, Cuba se alista para refrendar la Constitución que hicimos entre todos. Porque por encima de cualquier inconformidad, hay que ir a lo profundo, y ese, es el espíritu de la Patria.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *