Menú

¿Reconquistarán los demócratas la Casa Blanca?

¿Reconquistarán los demócratas la Casa Blanca?

Aún falta mucho, pero el ambiente electoral en Estados Unidos se calienta cada día más. Esta semana que comienza, el expresidente de la administración Obama, Joe Biden, debe anunciar su entrada a la carrera por la nominación demócrata y esto impone un escenario más complejo para el actual mandatario Donald Trump; tanto su equipo como los expertos aseguran que Biden sería el obstáculo más difícil para el magnate, y no por gusto, ya el presidente republicano ha comenzado a burlarse de su posible rival. En política, la atención y las burla, muchas veces se traducen en preocupación. ¿Cuáles son las fortalezas de expresidente demócrata frente a Trump? Muchas, pero resumamos algunas, en primer lugar, es muy popular en dos sectores que son claves en los comicios: los obreros blancos y los afroamericanos, y como demócrata al fin, podría echarse en el bolsillo a un tercer segmento también muy importante, me refiero a los latinos.

Biden es un personaje de mucha experiencia, 36 años como senador y 8 como vicepresidente, su largo expediente político le proporciona tranquilidad a la élite del país, y le permite, con mucha facilidad, hacer alianzas y ganar apoyos; y estos son factores muy importantes, porque marcan una diferencia con el resto de los aspirantes demócratas que sí despiertan desconfianza y temores en ciertos sectores más conservadores y que deciden en unos comicios. Biden es un hombre arraigado en la mentalidad de los demócratas y podría ser quien recupere a todos esos electores de su partido que votaron por Trump, podría ser el hombre que despierte las nostalgias de la época de Obama, y muchos elementos que maneja Trump en su discurso no causarán daño a la figura de Biden, como si causan a las figuras de Bernie Sanders y otros aspirantes, me refiero específicamente a ese temor que infunda la Casa Blanca contra los socialistas. Podría ser el hombre además que desmonte una de las supuestas ventajas de Trump: la economía, porque hay una realidad, la economía marcha bien no gracias a Trump, sino a todo lo que hizo la administración Obama de la cual Biden fue parte.
Otro elemento, es reconocido como un viejo defensor de la clase media y marca una diferencia clave con Trump, tiene una modesta fortuna y un estilo de vida más cercano al estadounidense común. Aunque sabemos por experiencia que las encuestas no son tan fiables, si debemos ir a ellas porque marcan una tendencia. Según los sondeos, Biden encabezaría instantáneamente la lista de los aspirantes demócratas, y hoy ya derrotaría a Trump en algunos estados decisivos.
Claro está, y esto es muy importante: estos puntos a su favor no garantizan nada. Una carrera electoral es una batalla brutal que descansa no tanto en la realidad, como en las percepciones que se creen de esa realidad. Trump es un ejemplo. El electorado es un ente muy plural, hay serias divisiones entre los demócratas y no será tarea fácil enamorar a sectores tan diversos. Ahora viene un proceso de primarias en la cual los aspirantes del partido se desguazan mientras el aspirante republicano desfruta del show en la Casa Blanca. Se requiere calar con exactitud a Donald Trump y sus estrategias, algo que la élite del país no supo en 2016 y así quedó demostrado con su victoria. Ese largo expediente de Biden será revisado una y otra vez al detalle en busca de cualquier escándalo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *