Menú

Recibió Bruno Rodríguez Parrilla a Canciller de Canadá

Recibió Bruno Rodríguez Parrilla a Canciller de Canadá

El ministro cubano de exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, recibió a su homóloga canadiense, Chrystia Freeland y a la delegación que le acompaña, quienes realizan una visita de trabajo a nuestro país.

Dialogaron sobre las relaciones bilaterales y el impacto de la activación por Estados Unidos del Título Tercero de la Ley Helms-Burton. El canciller cubano aseguró que durante el encuentro se abordó el estado y perspectivas de los históricos vínculos bilaterales.

El jefe de la diplomacia cubana agradeció el tradicional apoyo de Canadá a la resolución contra el bloqueo que se aprueba cada año en la Asamblea General de Naciones Unidas y la posición que ha asumido el gobierno de ese país frente a la aplicación de la Ley Helms Burton.

Rodríguez Parrilla trasladó la insatisfacción de la Mayor de las Antillas por la decisión de Canadá de suspender el otorgamiento de visas consulares en La Habana, sin la menor evidencia de riesgo para la seguridad de su personal diplomático.

El Ministro cubano también ratificó la disposición de Cuba a promover el diálogo respetuoso con el gobierno de Venezuela sobre la base de la igualdad soberana de los Estados, los principios del Derecho Internacional y los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

Las relaciones diplomáticas de Cuba y Canadá iniciaron en el año 1945. Ese país norteño es el primer emisor de turistas a Cuba y varias compañías tienen negocios con la Mayor de las Antillas, tales como la Sherritt, considerada una de las mayores inversionistas extranjeras en la Isla, con intereses que van desde la extracción de níquel y cobalto, hasta la exploración y producción de petróleo y gas.

Recientemente, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, se recibió al presidente de esa compañía, David Pathe, donde ratificaron la voluntad mutua de continuar el trabajo conjunto y avanzar en los negocios e inversiones.
Ottawa anunció que no “reconocerá o aplicará” ninguna sentencia emitida bajo el Título III de la ley Helms-Burton, que comenzó a aplicarse totalmente el 2 de mayo.

Canadá aprobó en 1996 la ley de Medidas Extraterritoriales Extranjeras, que protege los intereses de los canadienses e impide reconocer o ejecutar en Canadá decisiones judiciales a consecuencia de la ley extraterritorial.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *