Menú

¿Por qué reducir el juego de béisbol a siete innings?

Por estos días se divulgó la intención de reducir el juego de beisbol a siete inning, y el comentario lo hizo aquí en La Habana el propio Presidente de la Federación Internacional, el italiano Ricardo Fracari. En mi opinión, no creo que haya sido una casualidad que el titular del beisbol mundial escogiera Cuba como escenario para decir esto. Soltar una bomba noticiosa de esta magnitud en un país tan apasionado como el nuestro, genera la polémica que ellos necesitan para ponerle el cuño o no, a esta novedosa idea. Y como era de esperar, se desataron los criterios, y ojo, inesperadamente he leído en redes sociales varios comentarios que están a favor de los siete ininng.  Por supuesto, también hay mucha gente en contra.
Sospecho que una decisión como esta puede atentar contra la esencia misma del beisbol. Se destruirían muchos récords, se transformarían las estrategias modernas del pitcheo, los bateadores tendrían menos turnos en un partido, se perdería la magia del llamado último tercio donde tradicionalmente se toman la mayoría de las estrategias, entre otros muchos cambios. Lo peor de todo es que si esto ocurre, tendríamos dos tipos de béisbol en el mundo. Sí, porque las Grandes Ligas de Estados Unidos y Japón no pertenecen a la Federación Internacional, y ellos van a seguir jugando nueve ininng.  Sucede lo mismo con las ligas caribeñas, incluso nosotros si aplicamos los siete ininng aquí, luego iríamos a jugar nueve en la Serie del Caribe. En fin, dos deportes en uno. Porque el voleibol cambió sus reglas, es verdad, pero las cambió a nivel global y no quedó ningún rastro del reglamento anterior. Con el béisbol no sería asi porque la Federación Internacional no es la entidad rectora de todo el beisbol que se juega en el planeta. Sabemos que esta batalla no tiene una mala intención y el principal objetivo es incluir definitivamente el béisbol en el Juegos Olímpicos, pero igual los franceses lo iban a dejar fuera aunque durara cinco inning porque a ellos no les gusta este deporte, y para colmo los equipos son de muchos atletas, según ellos.

No obstante, sabemos perfectamente que a veces un juego de pelota llega a ser demasiado aburrido cuando se demora por gusto. Y digo, cuando se demora por gusto, porque también hay juegos que duran más de 4 horas y no nos percatamos del tiempo por lo interesante y atractivo que fue.
Pero insisto en algo. Si creemos que quitándole dos ininngs al béisbol, vamos a resolver el grave problema del tiempo, con todo respeto, eso es como tener catarro y tratar de curarnos comprándonos un pañuelo. Y si no, piensen cuántas veces hemos estado viendo un partido, que no ha llegado al séptimo ininng, y ya pasó de las tres horas. La enfermedad está dentro del juego, y no en la cantidad de entradas. Si este deporte lleva más de un siglo durando nueve ininng, y hasta hace 30 años los juegos no duraban tanto, entonces, algo mal estamos haciendo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *