Si viajamos a cualquier país ni preguntamos por la moneda local, llevamos dólares. Si buscamos en Internet un producto y el precio está en pesos mexicanos, libras esterlinas o yuanes, convertimos automáticamente a dólares. En Cuba ya lo tuvimos en los 90 y ahora vuelve a nuestras vidas. ¿Por qué el mundo parece no poder funcionar sin el dólar? ¿Es realmente tan poderoso? Te contamos, #AsíComoTeDigo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here