Menú

Pedazos

Pedazos

Si existiese trono para lustrar diamantes arquitectónicos en Cuba, la Necrópolis de Colón escalaría una de las cimas. Mientras, a unos metros tras el portón románico que profesa la fe, esperanza y caridad, ciertos obituarios piden lo mismo a una sociedad no tan condescendiente con su historia tangible.

Tumba ultrajada en el cementerio de Colón. Foto: María Lucía Expósito/CanalCaribe

El cementerio de Colón es una de las veintiún necrópolis existentes en La Habana. Declarado Monumento Nacional de Cuba en 1987, trasciende por sus obras escultóricas y arquitectónicas, razón por la cual muchos especialistas lo sitúan como segundo de importancia mundial, precedido solamente por el de Staglieno, en Génova.

Rastros de la indisciplina social. Foto: María Lucía Expósito/CanalCaribe

Queda en una especie sujeto omitido la causa de estos hechos. Tampoco se dice nada de los culpables. Quizás el silencio es lo que recibo como respuesta: a la suposición de que un sitio como este debería tener una seguridad más prudente, al respeto de los lugares sagrados, a la honra hacia las generaciones que ahí yacen, a las virtudes humanas, a la cultura ciudadana de nuestros días.

Pedazos. Foto: María Lucía Expósito/CanalCaribe

¿Acaso existe sentido de decencia en algunos para desgarrar un espacio simbólico? Vuelvo a mirar la puerta de entrada y sus virtudes teologales. Me sobran. Resumo solo una palabra para trastocarlas al presente: pedazos.

Caja fúnebre despedazada luego del robo de sus restos. Foto: María Lucía Expósito/CanalCaribe

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *