Menú

Papa Trump paraliza el gobierno de EE.UU. en la Navidad

Papa Trump paraliza el gobierno de EE.UU. en la Navidad

En épocas de festividades como las de fin de año, el panorama noticioso suele ser poco fértil, sobre todo en lo sociopolítico porque las tragedias naturales no entienden de calendario, el mundo parece paralizarse para transmitir mensajes de paz y armonía, que bien sabemos no alcanzan a todos por igual, porque ningún símbolo religioso puede cambiar en días la realidad económica global que por años ha dividido y diferenciado a los seres humanos, unos muy alegres hoy y celebrando en abundancia, otros que no diferencian jornadas por la precariedad que los agobia.

Llueven titulares a causa de las decisiones caprichosas con tintes de chantaje del presidente estadounidense

Pero hace dos años, ese mismo mundo que se vuelve poco informativo por esta época, tiene un catalizador denominado Donald Trump que torna impredecible cada momento.  Es así, que llegamos a los días navideños, con fuerte tradición en ese país y en la inmensa mayoría de las naciones latinoamericanas por su influencia de la Iglesia Católica, y  llueven titulares a causa de las decisiones caprichosas con tintes de chantaje del presidente estadounidense.

Ya seguramente le suena familiar que el gobierno federal de la primera potencia mundial está en «Shut Down», para usar su propio término que no es otra cosa que se en cierre, recuerde usted que se usa para decir que se cierra o se apaga una computadora.

Una gran mayoría de lugares públicos quedan totalmente cerrados sin prestar servicio a la ciudadanía

Así ha sucedido con la administración Trump ya por cuarto día consecutivo. Solo que se ha sentido mucho más ayer lunes porque el fin de semana no suele ser laborable a gran escala y hoy también se disfruta del feriado por navidad.
Lo cierto es que esa suspensión se traduce en un número considerable de funcionarios que se queda en su casa sin trabajar y sin cobrar, obviamente. Otra no despreciable cifra de personas la tiene peor: deben asistir a sus puestos de trabajo, porque tienen responsabilidades impostergables como velar por la seguridad y sin percibir un solo centavo por sus horas laboradas. Y una gran mayoría de lugares públicos quedan totalmente cerrados sin prestar servicio a la ciudadanía.

El cierre se produce porque se agotaron los fondos presupuestarios, no hay más plata, y debería haberse aprobado la ley nueva del presupuesto, pero al señor Trump le dio por usar sus facultades de dios todo poderoso y vetar la legislación que presentó su congreso, por demás aun republicano en ambas cámaras, rojo rojito porque no ha asumido el nuevo elegido en noviembre sus funciones.

¿Y por qué hizo eso? Porque los congresistas han dicho de nuevo NO a su obsesión de erogar dinero para la construcción del muro en la frontera sur con México. Se habla de un cierre parcial porque hay fondos que sí están aprobados, de hecho, el dato es las tres cuartas partes del ejercicio fiscal sí proceden, pero esa otra cuota no, para ejercer presión a ver si la olla explota, sabiendo que al magnate le gusta llevar las situaciones al límite.
Por otro lado, no se trata de ninguna situación novedosa, es la tercera vez que el propio Trump, lo aplica en 2018, y en la historia estadounidense se han dado al menos una veintena de cierres federales.

La administración Trump está plagada de renuncias

La diferencia es que este ya se extiende más de lo normal, ya se augura que podría ser haSta enero, hasta mucho después que asuma el nuevo Congreso entonces dividido entre demócratas, la Cámara baja y republicanos, la alta.
La sangre, en anteriores situaciones similares, nunca suele llegar al río. Hay intereses mayores. Pero la diferencia mayor, en este caso, es el autor del caos, un personaje que por salirse con las suyas, es capaz de no pensar en mayores consecuencias, no importa si para ello tiene que quedarse apenas sin respaldo, pues su gabinete y gobierno en general se va por el caño con tantas renuncias.
Por lo que los norteamericanos no andan muy contentos con el regalo que Papa Trump les ha dejado esta Navidad bajo el arbolito de casa.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *