Menú

Mes de la Cultura Francesa en Cuba, ventana abierta al intercambio

Mes de la Cultura Francesa en Cuba, ventana abierta al intercambio

El Mes de la Cultura Francesa en Cuba abre sus puertas este miércoles al proyecto “Arroz con Mango”, una iniciativa que combina varias manifestaciones del arte y creadores de ambas nacionalidades.

El encuentro, que se celebrará hasta el próximo domingo, se apropió de esta expresión popular cubana para ofrecer una mezcla de danzas, escritura, talleres, juegos, fotos, música y ofertas culinarias diversas.

Con sede en la Alianza Francesa de Prado, en La Habana, la actividad se extenderá a otras sedes de esa institución y el bar Paparazzi.

Entre las propuestas para la jornada inaugural figuran La danza de las divinidades de los sumos, de Philippe Marinig; y la exposición titulada Los de arriba y los de abajo, de Antoine Dumont y Xavier d’Arthuys.

Los próximos días se presentará la compañía Otro lado, con la Danza Mango; y el grupo de Teatro El Público, con la obra Cabaret folies, bajo la dirección del cubano Carlos Díaz, en tanto tendrán lugar varios talleres de escritura, dibujo, música, fotos y juegos para niños y adultos.

El IV Mes de la Cultura Francesa en Cuba se inició el 17 de mayo y se extenderá hasta el 30 de junio en la capital cubana con una variada muestra de música, danza, exposiciones de artes decorativas y plásticas, entre varios eventos.

Las artistas Joelle Ferly (de Guadalupe) y Nathalie Muchamad (de Nueva Caledonia) participaron como parte de estas jornadas de encuentro con la cultura francófona, en el VII Coloquio internacional Diversidad cultural en el Caribe.

Destacan también entre las propuestas de este mes, el concierto de la orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, bajo la dirección del maestro francés Rémy Ballot, en el Teatro Nacional, así como el recital de este reconocido violinista junto a la pianista cubana Mayté Aboy.

¿Cuál es el beneficio cultural de estos intercambios?

Philippe Murcia, agregado cultural de la Embajada de Francia en Cuba considera que ambas naciones tienen un imaginario muy, muy fuerte, muy positivo. Francia, al igual que Cuba, es uno de los países que lucha por la diversidad cultural, contra las formas de hegemonía cultural existentes en el mundo, y creo que realmente los artistas que llegan aquí tienen un deseo de Cuba, que es bastante abierto y atento al descubrimiento de lo que va a ocurrir aquí, vienen a trabajar, y eso es lo más importante.

Venimos a crear vínculos de cooperación para que lo que se puede iniciar dentro del evento se pueda continuar con un trabajo artístico sostenido y conjunto; cada edición es empezar algo hermoso entre los artistas franceses, y los artistas y el público cubanos; es una ventana abierta al intercambio, aseguró Murcia.

En la Embajada Francesa y la Alianza estamos focalizados en este puente, en este cruzamiento de culturas: es lo que nos encanta y Cuba, evidentemente, es un enorme país de la cultura latinoamericana y mundial, concluyó.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *