Menú

Los cubanos dignos no aceptaremos jamás a seres como Ferrer

Los cubanos dignos no aceptaremos jamás a seres como Ferrer

Las imágenes de José Daniel Ferrer publicadas desde ayer en el reportaje especial que transmitió el noticiero suscitaron una amplia repercusión nacional e internacional.

El desenmascaramiento de todas las mentiras esbozadas por el gobierno de Estados Unidos, las mafias radicadas en Miami y elementos contrarrevolucionarios internos, con el objetivo de movilizar la opinión pública internacional contra Cuba y alcanzar el deseado aislamiento de nuestro país, dejó al descubierto la calaña de los sujetos que escoge la nación norteña para subvertir el orden interno de nuestra nación y hasta dónde son capaces de llegar para derrocar la Revolución.

Ni aislado, ni torturado ni golpeado ni con insuficiente alimentación y mucho menos, inocente.

La campaña de descrédito hacia Cuba, defendía a este “líder político que sufría injusta prisión en cárceles cubanas, aislado por el régimen castrista” quien resultó ser realmente un vándalo común, violento y abusador de mujeres, devenido mercenario del gobierno de los Estados Unidos, a través de las organizaciones que desde Miami financian la subversión interna en nuestro país.

A esta altura solo los muy ciegos no ven que Ferrer es un personaje montado y producido desde Washington, a lo Hollywood, como parte de la campaña de descrédito endurecida en los últimos tiempos contra nuestro país que busca aislamiento, justificar sanciones y políticas inhumanas con el fin de asfixiar nuestra economía y generar una implosión de nuestro sistema provocado por la desesperación y el hambre de su gente.

La historia fue desmontada. NO hace falta describir las imágenes que lo muestran abrazando a sus familiares, recibiendo atención médica.

Una campaña que incluso llegó hoy a la Eurocámara donde discutieron y llevaron a votación una resolución en favor de Ferrer.

Pero también allá, en Europa se escucharon las voces de los que no creen los engaños de Washington.

Declaraciones de Manuel Pineda, un eurodiputado que llama a Ferrer por su nombre, delincuente.

Llama la atención el hecho de que Ferrer recibe miles de dólares para realizar su supuesto trabajo político de oposición, eso que ya sabemos no es más que delincuencia, secuestro y violencia, disfrazada de política y amparada en la misma cantaleta mil veces cacareada y nunca demostrada de que el gobierno cubano tortura, aísla, maltrata a los opositores y les encarcela sin razones.

Miles de dólares que provienen del bolsillo del contribuyente estadounidense, empleados con el único fin de derrocar la Revolución.

Esta obra teatral de José Daniel Ferrer no es un caso aislado. Se suma a los empeños de desacreditar a nuestros médicos y a la persecución de los buques que traen combustible.

Para estar en la oposición es necesario tener principios, algo que desconoce este personaje.

Definitivamente la encargada de negocios de Estados Unidos en La Habana no ha encontrado buenos líderes para derrocar el gobierno cubano. Porque cualquiera con un ápice de inteligencia acudiría a mejores opciones antes que a un sujeto acusado de golpear a su esposa embarazada, con una trayectoria delincuencial que data de 1993, contra el orden público y contra la legalidad.

Estos son los personeros con los que cuenta Estados Unidos. Con gente de esta calaña no se llega a ninguna parte. Los cubanos dignos no aceptaremos jamás a seres como Ferrer.

En Cuba hay una tradición de héroes extraordinaria que han sido capaces de morir por sus ideas.

Patriotas con pantalones de acero que se atrevieron a hacerle frente a regímenes de verdad, cuando en este país si se torturaba y se aparecía con hormigas en la boca en cualquier esquina.

Con una tradición así no hay cubano que siga a Ferrer y ni siquiera lo respete como opositor, después de verlo dándose cabezazos contra una mesa.

Nada, se le calló la máscara. Se desmontó la mentira.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *