Menú

LLevar un recurso como el agua a toda Cuba

El más preciado de los recursos naturales no en vano ha motivado pocos enfrentamientos en el mundo. Lo hacen quienes desean poseerlo porque saben de esa cierta realidad que preocupa a no pocos: las grandes guerras del futuro serán por el agua. Nada que ver con Cuba donde una más que probada voluntad hidráulica avala la labor del estado por llevar ese recurso natural a la totalidad de las personas. Al cierre de 2018 en este propio noticiero refenciamos que para ese año al Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos se le presupuestaron 485 millones de pesos, gran parte de ese monto destinado a la rehabilitación de la infraestructura hidráulica en ciudades, y a continuar las obras asociadas a los trasvases y al desarrollo del turismo. Inversiones que se conoce, no son suficientes, en tanto no escapan al entorno del bloqueo que vive el país y las dificultades para destinar financiamiento a la compra de insumos en el exterior. No obstante estos elementos muy objetivos, señalábamos este martes cuestiones que tienen que ver con los valores de las personas, comportamientos ajenos a bloqueos y dineros.

Es lamentable que estas denuncias emerjan aún en nuestra sociedad, y empleamos el término lamentable no solo porque denigran a quienes son parte de ese delito, sino porque empaña una gestión de país que es por demás de las más sensibles. Un delito con todas las letras porque así debe entenderse la venta de agua, aunque todavía la ley no sancione con toda la severidad a los comisores de la ilegalidad. Pensemos también que detrás de esos comportamientos está la falta de control de algunos jefes, su escasa preocupación por el destino de los recursos que administran y el cómo los administran sus subordinados. Ante estos hechos, y lo ha insistido el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, no puede haber impunidad y hay que responder al pueblo. El pueblo en este caso son las miles de personas afectadas e irrespetadas. Sobre el suministro del agua en Pinar del Río llamó la atención el propio Díaz Canel en su visita gubernamental a esa provincia y le dio seguimiento en fecha posterior la vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros Inés María Chapman. Si el tema está en la agenda de la máxima dirección del país, ¿por qué han de permitirse la insensibilidad y el trabajo ineficiciente? Quiero terminar con una consideración que tiene que ver con el escenario impuesto por la naturaleza. No llueve lo suficiente y escasean, ante la falta de precipitaciones, las reservas acuíferas. En ese contexto, control y ahorro parecen ser las únicas premisas. Tocará a los organismos y a la población acometerlos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *