Menú

Las drogas expanden sus tentáculos desde la economía hasta la política

Las drogas expanden sus tentáculos desde la economía hasta la política

Recientemente se dio a conocer el Informe Mundial sobre las Drogas de la ONU con cifras alarmantes que evidencian la expansión del consumo de drogas y el uso de nuevos tipos. Para que usted tenga una idea, en el 2017, más de 270 millones de personas consumieron algún tipo de droga. Una situación que genera desafíos a nivel internacional.

Dicen que cuando aumentan las crisis de cualquier índole hay mercados que entran en su mejor apogeo, sobre todo uno que la mayor parte del tiempo se mueve tras bambalinas: Las drogas. Unas 188 millones de personas en el mundo son consumidores de cannabis o como se le conoce popularmente marihuana. Ello significa que esos 188 millones de seres humanos necesitan ayuda. Ellos para aliviar su situación de alguna manera acuden a las drogas y como resultado el mercado crece.

De acuerdo con el informe más reciente de Naciones Unidas contra la droga y el delito, la cantidad de muertes ligadas al consumo de estupefacientes superó las 585 mil en el año 2017. Revisemos otros datos. La producción de opio en 2018 registró sus máximos históricos con 7 mil 790 toneladas, aunque es menor que la del año anterior.

Llama la atención que dos de los principales productores de droga pertenecen a nuestra región. Colombia se posiciona como el principal exportador de cocaína mientras que México es el segundo de opio, solo superado por Afganistán.

Las drogas legales o sintéticas, es decir los fármacos, también están en auge y siguen expandiéndose sobre todo en el continente asiático. El mismo informe precisa que a nivel internacional existen unos 29 millones de consumidores de anfetaminas y estimulantes análogos, mientras que existen unos 21 millones que toman “éxtasis”.

No son solo números, representan millones de historias de personas que cada día necesitan consumir algo para poder lidiar con sus problemas, y circunstancias actuales. Por eso las soluciones, van desde el nivel personal hasta las políticas públicas y gubernamentales. Cada país debe aplicar sus propias estrategias para enfrentar este fenómeno.

Por ejemplo, durante la primera cumbre Colombia-Caricom efectuada hace solo unos días en Cartagena de Indias el presidente Iván Duque le propuso a los países miembros de este bloque fortalecer las alianzas para enfrentar la amenaza generada por el tráfico y comercialización de drogas ilícitas. Por supuesto para eso hace falta pasar de las palabras a los hechos. Bien se conoce que el mercado de las drogas expande sus tentáculos desde la economía hasta la política para implicar a muchos en un círculo que nunca trae finales felices.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *