Menú

La gota que colmó el vaso en Ecuador

La gota que colmó el vaso en Ecuador

Para los ecuatorianos hace unos días llegó la gota que colmó el vaso. Me refiero a la eliminación del subsidio gubernamental a los precios de los combustibles.

Para que usted entienda, a partir del pasado miércoles las gasolinas extra pasó de costar 1,85 dólares a 2,39 por galón; mientras, el diésel subió de 1,03 dólares a 2,29, hablamos de un aumento del 123 %.

Fue esta una de las principales medidas que tomó el gobierno de Lenin Moreno como parte del plan de austeridad para cumplirle al Fondo Monetario Internacional.

Recordemos que su gobierno llegó a acuerdo con el FMI para obtener créditos por valor de 4 MIL 200 millones de dólares y a cambio Moreno tomó un grupo de medidas en varias áreas.

La que más reacciones provocó fue la del combustible pero otras también han generado rechazo como el recorte de vacaciones de 30 a 15 días para los trabajadores del sector público, la renovación con un 20 % menos de remuneración de los contratos ocasionales y que los empleados de empresas públicas aporten mensualmente, como mínimo, un día de su salario.

Cada vez que el FMI entra para “ayudar” a la economía de una nación las consecuencias se sienten de esta forma y los ejemplos son históricos en nuestra región.

Sin embargo, el presidente Moreno no admite reajustar esas decisiones, lo que puede complicar más el escenario actual. El mandatario pide un diálogo con el movimiento indígena que lidera las movilizaciones, pero bajo la premisa de no cambiar las medidas tomadas hasta el momento.

En sus declaraciones más recientes el mandatario acusó al expresidente Rafael Correa y a Nicolás Maduro de ser los promotores de las protestas con el objetivo de desestabilizar el gobierno, algo que fue rechazado por Correa en sus redes sociales.

En los últimos tiempos han crecido los niveles de inseguridad y pobreza. Sin embargo, algunos analistas consideran que la deuda de país no mostraba señales tan precarias para pedir ayuda al FMI, uno de los causantes de esta situación.

Por otro lado, el papel de algunos medios ecuatorianos no permite analizar la situación en toda su extensión, es difícil guiarse por una televisión que transmite novelas y dibujos animados, mientras en la calle se avivan las protestas y en las escuelas cesaron las clases.

Para mañana hay un paro nacional previsto y mientras se mantiene el estado de excepción que le permite al gobierno restringir el movimiento de personas, emplear las fuerzas armadas para mantener el orden y controlar los medios.

Ahora queda por el gobierno buscar soluciones ante el impacto de las medidas que ellos mismos generaron. Esperemos que ahora aplique el refrán de que las grandes crisis generan grandes soluciones.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *