La Batalla de Cúcuta: una victoria del pueblo venezolano

0
2
Batalla de Cúcuta
La Batalla de Cúcuta: una victoria del pueblo venezolano

Este lunes tuvo lugar en Bogotá, Colombia la reunión del autoproclamado Grupo de Lima para tratar el tema de Venezuela. Lo primero que hicieron los enviados fue condenar al gobierno constitucional de Nicolás Maduro.

Es insólito que el Grupo haya iniciado esa reunión condenando a Venezuela por impedir el ingreso desde Colombia de una supuesta “ayuda humanitaria” estadounidense, que el ejecutivo venezolano nunca pidió.

El susodicho grupito de Lima, estuvo encabezado por el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. Anote este detalle, Pence fue el único que habló parado desde un estrado, dirigiendo el espectáculo. No hay que decidir nada más respecto a quién organiza y verdaderamente dirige esta iniciativa de agredir a Venezuela usando a sus propios hermanos Latinoamericanos.

La torpeza política y el servilismo caracterizan al Grupo de Lima

El Grupo de Lima fue creado por EE.UU., debido a que no logró recoger la votación necesaria para su estrategia intervencionista en la Organización de Estados Americanos pese a que su secretario general Luis Almagro, Sí  respaldaba la maniobra imperial.  La torpeza política y el servilismo de los que lideran este grupo, han logrado la insólita hazaña de apartar a la OEA y ahora casi a disolver al mismo Grupo, al tratar de embarcar a los integrantes en una componenda demasiado riesgosa.

Ya México no está en el Grupo, y tampoco Guyana, ni Santa Lucía, Costa Rica no firmó la declaración de Bogotá. Lo que se vive hoy es el resultado de un rosario de actos frustrados, de falta de estrategia de una oposición totalmente fragmentada y sin ideas propias.

Si algo dejó claro la Batalla de Cúcuta es que la Revolución Bolivariana está en la calle, que Chávez vive en los cientos de campesinos, estudiantes, trabajadores de la zona fronteriza que salieron a defender, junto a los militares, su territorio.  Por supuesto de esto último los emporios mediáticos nada dijeron.  Y aunque les hacen un gran favor a los poderes imperiales, las tantas falacias que dicen dibujan un escenario tan alejado de la realidad que No permiten a los estrategas de la Guerra diseñar maniobras ajustadas que puedan darles algún resultado. Ni los cómplices de Estados Unidos en Suramérica, y mucho menos los que habitan la Casa Blanca conocen la realidad de Venezuela.

El espectáculo montado en Cúcuta no puede llamarse humanitario

Y los opositores al gobierno legítimo de Maduro están demasiado obnubilados con el poder como para ser sinceros.  Es cierto que en Venezuela hay una crisis económica sobre todo por la guerra que desde hace 20 años impulsa Washington. Pero la elección de entrar una supuesta ayuda humanitaria fue totalmente fallida. Incluso el Comité Internacional de la Cruz Roja rechazó que se llamase “humanitario” al espectáculo montado en Cúcuta y decidió NO tomar parte.

Nadie pidió esa ayuda a EE.UU. ni nadie sabe qué contenían realmente las cajas que llevaban el sello de la USAID. También la Organización de las Naciones Unidas en la voz de su secretario general, António Guterres, indicó recién el lunes que las intervenciones militares en América Latina son agua pasada en clara referencia a los planes de Estados Unidos contra Venezuela. NO puedo afirmar que el Grupo de Lima haya escuchado a Guterres, pero lo cierto es que renunciaron al uso de la fuerza, al menos por el momento.

El gobierno de Trump impulsa la intervención humanitaria

La idea de la intervención militar está ahí, pero nadie la mencionó de forma concreta. En realidad la puesta en marcha inmediata de una guerra es algo muy complicado.  El gobierno de Trump incita para que otros lo hagan pero es difícil que sin Estados Unidos otro del Grupo de Lima se lance en solitario por serviles y genuflexos que sean. Los militares brasileños, por ejemplo, “no se quieren ver involucrados en un enfrentamiento de ese tipo y esto es compartido por buena parte de sus compinches de la región. Por el momento Estados los hechos de Cúcuta se suman a la larga lista de fracasos de Estados Unidos en sus intentos de adueñarse de las riquezas de Venezuela. Ojo hay que mantenerse unidos y alertas, NO se puede bajar la guardia, como dijo el CHE, en los imperialistas NO se puede confiar ni un tantico así.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here