Menú

Importante en este verano: no ensuciar el mar

Importante en este verano: no ensuciar el mar

Eran menos de las 9 de la mañana y flotaban no menos de 15 latas dentro del agua de aquella pequeña playa. Casi en la orilla nadaban muchos peces. Fuera en la arena botellas rotas. Un señor recogía la basura en la arena y la echaba dentro de un contenedor amarrado en un árbol.

La tarde noche antes seguramente las personas que se encontraban en esa pequeña playa disfrutaban con su familia dentro del agua, tomando cerveza los mayores, los niños comiendo golosinas y jugando con un vaso desechable a un trozo de madera que se encontraron en la orilla y puedo afirmar esta escena, porque en esta misma playa desde mi infancia he visto estas incorrectas conductas. Toda aquella basura, desechos de los bañistas, es dejada casi toda dentro del agua, esa misma agua que nos refresca, pero que no es nuestro hogar, sino de los peces, plantas y otros animales marinos.

Es muy desagradable tener que nadar rodeados de latas, cartones y plásticos y lo que debería de ser un día de distracción familiar verse opacado por las malas conductas de otros, pues caminando por la arena un niño se puede dar una herida con una botella rota, por ejemplo.

Es tarea de todos los bañistas mantener limpia la playa en el verano.Foto: Juventud Rebelde.

¿No son responsables los bañistas de cuidar y proteger también la playa? ¿Por qué arrojan al agua basura como si no les interesara de ninguna manera el ecosistema y los animales marinos que se afecta en tan gran medida con la basura? Existe en Cuba leyes lo suficientemente estrictas que protejan las playas? ¿Son estas los suficientemente rigurosas?

Estos peces pueden confundir la basura con comida y morir de esta manera. Según un estudio científico publicado en Europapress una botella de plástico tarda, al menos, 500 años en degradarse en el fondo marino y un vaso de plástico o una bolsa 50 años.

Cuidar la playa debe ser un deber de todos o acaso nos gustaría que llegaran personas a visitar nuestro hogar y la dejaran llena de basura. Así mismo se sienten los habitantes marinos, cuando los seres humanos ensucian y tiran a su antojo comida y basura en su casa. Tal vez las leyes no resuelvan el problema, sino la conciencia de cada persona.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *