Menú

¿Qué importancia tiene el padre en la crianza de los hijos?

Hoy quiero comenzar con una frase de un publicista y autor de bestseller llamado Michael Levine. Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo que tener un piano no te vuelve pianista.

¿Cuántas veces usted ha escuchado decir padre es cualquiera, madre una sola, muchas verdad? Yo en lo particular nunca he estado de acuerdo con esa frase, aun cuando no tuve la presencia de una figura paterna en mi vida.

No estoy de acuerdo con ello, porque creo que tanto la madre como el padre tiene un importante rol en la crianza de los hijos. Es verdad que hay cosas que a los peques les gusta hacer más con mamá que con papá.

Pero no se trata de un patrón sino del tiempo que le dedicamos a nuestros hijos y de lo que somos capaces de lograr con amor. Se trata además de esa cultura machista que por años hemos tenido de que la crianza les corresponde a las madres y los hombres para buscar el sustent. ¿Será así, es lo correcto? Entonces cómo hay madres solteras que trabajan, educan, hacen las tareas del hogar sin perder el cuidado de sus hijos?

Un papá aunque no lleva a un hijo en el vientre puede cumplir los mismo roles que una madre, acompañarla en el proceso de la crianza, vestirlo para la escuela, darle amor, reir, jugar, cuidarlo en casa, bañarlo.

Sí existen excelentes padres a lo largo y ancho de todo el país no podemos pensar que porque no tuvimos la suerte de contar con esa figura en nuestras vidas es ese el patrón que debe acompañarnos, para nada, apostar por esos que abundan, esos megas padres que comparten responsabilidades, que ayudan en las labores de casa, que saben cumplir con el rol de papá.

Esa es la lección más valiosa enseñar con el ejemplo, no basta con repetir a diario reclamos constantes, porque predicar con la palabra es fácil, lo difícil es predicar con el ejemplo esta es la forma más efectiva de estimular la transformación de otros.

Esos buenos padres, usted, su vecino, su amigo, ustedes tendrán siempre la presencia de sus hijos cuando la vida siga y sean ustedes por ley de vida los que necesiten de los hijos y cuando digo necesitar, hablo de amor, dedicación, horas sin dormir, lo mismo que usted dedicó a lo largo de su vida.

Todo ello es cosecha a recoger en el futuro cuando usted envejezca, entonces no estará solo, tendrá el hombro de sus hijos para andar. Quizás usted crea que no siemprees así, a veces el buen papá no recibe a cambio lo mismo, puede existir una excepción de la regla, pero segura estoy que un buen padre tendrá siempre a sus hijos con él.

Nada como amar a los hijos, nada como ver en plenitud a un padre que se desdobla por el milagro de amar a sus hijos. Una dicha para ambos para papá y para ese hijo que siempre agradecerá su presencia.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *