Menú

Habana Selfies: un guiño a la ciudad quincuagenaria

Habana Selfies: un guiño a la ciudad quincuagenaria

Una ciudad se engalana para soplar las velas de cumpleaños. Los entornos transforman sus propias perspectivas y rozan los brazos del arte. El cine vuela hacia ese mito hecho historia, hasta el mismo instante de hacerlo vivo. Se trae secuencias, espacios comunes entre la ficción y la propia realidad en una Isla donde todos se aman.

Seis episodios de amor hilvanan una comedia urbana con personajes y situaciones tanto universales como contemporáneas, a propósito del 500 aniversario de la fundación de la capital de todos los cubanos. Habana Selfies es la rima de una maquinaria con olor a celuloide. El título de la película, que está pensada para 90 minutos en pantalla, nace de la estructura de la misma: relatos que constituyen imágenes de los espacios, y funciona en un montaje paralelo que tiene como punto de partida un viaje en automóvil por la ciudad nocturna que se interrumpe y entra cada cuento.

Arturo Santana, director del filme, aún mira todo tras las claquetas. Lleva las manos a los labios. Se quita el sombrero. Vuelve a ajustarse los espejuelos y como buen líder evoca los caracteres precisos. Una voz entonces servirá de interruptor humano para que todo cobre el sentido justo: !Acción!

“Espero de la comedia musical cubana Habana Selfies que nos depare momentos de esta Habana que, en tiempos de tecnología, no renuncia a su esencia de ciudad capital, cosmopolita, meta y propósito para muchos, recinto de pasiones y conflictos”, confiesa Arturo.

Poco más de un mes de rodaje convirtió el guion en escenas. No pocos asumieron el reto de construir un capítulo nuevo de una trayectoria afín a otras dedicatorias de ciudades icónicas del mundo.

Lili Santiesteban, Mayelín Barquinero, Pedro A. Martínez, Armando Miguel y Leonardo Benítez conforman el reparto, todo un mixto une a debutantes y ya consagradas figuras que conforman el listado de actores. La película cuenta con la actuación especial de Daysi Granados.

Una  génesis se esconde tras las viñetas, las luces y los lentes. Santana no tarda mucho en revelarla: “Todo surgió cuando vi Paris, je t’aime, de 2006 y toda esa saga, Nueva York, I Love you, de 2008; Rio, I Love you, de 2014, y Berlín, I Love You, de este año, y siempre me pregunté por qué no le dedicábamos a La Habana una película con historias de amor”

Mientras, un cúmulo de perspectivas aguarda a convertirse en trama. Noviembre y 500 años traerán una nueva cinta a los ojos cinéfilos y los amantes de la ciudad maravilla. Habana Selfie es un retrato hablado, una carta de amor del séptimo arte para La Habana, una especie de poesía que terminará de leerse en la gran pantalla.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *