Menú

Finca ¨Tierra Brava¨: un ejemplo de agricultura sostenible

Finca ¨Tierra Brava¨: un ejemplo de agricultura sostenible

La finca Tierra Brava ubicada en el municipio pinareño de Los Palacios, es una de las cinco áreas del país que posee la categoría de iniciada en el manejo sostenible de tierras. Cerrar el ciclo productivo sobre la base del encadenamiento es una realidad a partir de inaugurar un mercado arrendado a Comercio, que abastecen con productos sanos.

Un proyecto de cooperación entre Cuba y Andalucía

La finca Tierra Brava pertenece a la Empresa Cubaquivir, que forma parte de un proyecto de cooperación entre Cuba y Andalucía. Giraldo Valdés, Coordinador del Proyecto P15 en el municipio Los Palacios y especialista de Ciencia y Desarrollo de la empresa, cuenta que esta adquiere su nombre por el río Guadalquivir en Andalucía, que significa “el río grande”.

Giraldo explica que Cubaquivir comenzó con el cultivo de algodón, pero hoy se consolida como una empresa “que diversifica sus producciones porque tiene tabaco, cultivos varios, ganadería, entre otros. Desarrolla todos los programas de la agricultura urbana y sub-urbana.”

“Desde el año 2009 – cuenta el especialista – comenzamos a implementar en la empresa el proyecto operacional 15, de manejo sostenible de tierra. Esta finca es una réplica de las cosas que hemos ido haciendo de manejo sostenible de tierra y que hemos ido extendiendo a otras áreas.”

Conservación como una vía sostenible de la agricultura

“Conjuntamente con esta, queremos lograr que sea un área más compacta, no solo esta finca sino otros dos finqueros que están aledaños a esta área, que incorporen las técnicas de agricultura de conservación como una vía sostenible de la agricultura. Hemos concientizado que el tema de los productos químicos y el exceso de maquinarias lo que hace es afectar el medio en vez de beneficiarlo. Eso es lo que estamos haciendo.”

Norma Caldá, Directora Adjunta de la Empresa de Cubaquivir, explica que la finca Tierra Brava se crea “a partir de la solicitud de tierra, desde el año 2008 que empieza el decreto ley 259. Desde ese momento es que se solicita en usufructo y se entrega por esa condición como una finca de frutales. Es referencia en el municipio, y se le han otorgado premios por la agricultura urbana- suburbana.”

Lo que era antes una zona firme de marabú, hoy es cuna de matas de mango, de anón y hábitat natural de más de 12 parejas de zunzunes. Desde hace tres años, sus productores implementan técnicas agroecológicas de agricultura de conservación.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *