Menú

Fidel con los universitarios en la escalinata: Sí se puede

Fidel con los universitarios en la escalinata: Sí se puede

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros,estuvo este sábado en la noche junto a los universitarios en la escalinata de la Universidad de La Habana, durante la velada político-cultural en tributo a Fidel, a dos años de su desaparición física. De la música de Silvio y Juan Almeida a la rumba, el repentismo y la poesía, Fidel junto a los jóvenes y el Alma Mater, que sigue viendo correr la historia por estas escaleras.


Fue este el homenaje de los “pinos nuevos” al eterno Comandante en Jefe y miles de agradecidos colmaron la escalinata de la Universidad de La Habana, para rendir tributo a su legado inmortal y, sobre todo, para celebrar su vida larga y fecunda.

La velada fue un recorrido por la vida de Fidel, en imágenes documentales, en las intervenciones de jóvenes que afirmaron que “nada borrará su legado y su dimensión histórica”.
La escalinata iluminada, sin que hubiera un espacio libre; banderas que colgaban de los edificios: la cubana, la de la FEU, la de la FEEM, de la UJC, del 26 de Julio. Las imágenes documentales que recorrían la vida de Fidel, desde niño hasta estadista y líder en los momentos del triunfo revolucionario y la Crisis de Octubre, y en otros que vendrían después.
Había admiración y respeto en la escalinata, como dijo uno de los oradores. Pero no había abatimiento.

Se escuchó a Raúl hablar aquel 3 de diciembre de 2016, en Santiago: “La permanente enseñanza de Fidel es que sí se puede…”.
En esta escalinata se hizo revolucionario Fidel. Y los jóvenes que llenaron este sábado el histórico espacio clamaron una y otra vez, como hace un año, “Yo soy Fidel”. Con admiración y respeto, sin abatimiento.
De la escalinata, la multitud se dirigió al Estadio Universitario Juan Abrantes, para protagonizar una vigilia en espera del día en que dos años atrás emprendió viaje Fidel rumbo a la eternidad, exactamente el mismo en que, en 1956, partió en el Granma para traer a Cuba la libertad.

Con información de Agencias

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *