Favorable situación de la cobertura boscosa en Cuba

0
228
Mejoró la estructura, densidad y composición de bosques en 8 231,7 hectáreas de bosques degradados, mediante el método de la reconstrucción y/o enriquecimiento.
Mejoró la estructura, densidad y composición de bosques en 8 231,7 hectáreas de bosques degradados, mediante el método de la reconstrucción y/o enriquecimiento.

Cuba muestra en la actualidad un panorama muy favorable relacionado con su cobertura boscosa. Situación que contrasta con los sucedido en la Amazonia, porque en nuestro país SÍ es voluntad del gobierno y del Estado mantener un ciclo armónico en los distintos ecosistemas que componen el archipiélago.

Salvaguardar las zonas verdes del territorio nacional

En la mayor de las Antillas existen entidades encargadas de salvaguardar las zonas verdes del territorio nacional, las que se encargan de evaluar y optimizar las acciones en torno a la superficie de bosques con que cuenta el país, de cara a su conservación y explotación racional.

En el último Cuba incorporó a la cobertura de bosques más de 22 MIL hectáreas, lo que significa un crecimiento de 0,26 puntos porcentuales en el índice de boscosidad del país, llegando en la actualidad a un 31,49 % y manteniendo una tendencia creciente de ese indicador.

Otros resultados de esa estrategia que llevó a cabo el país hasta junio de 2019 fue el fomento de nuevas áreas de bosques en 26 MIL 165,8 hectáreas por los métodos de plantación y manejo de la regeneración natural. De ellas el 69 % con fines de protección y conservación, que incluyen un número significativo de hectáreas de plantación en las zonas costeras y otro tanto en las fajas hidrorreguladoras de los cuerpos de agua en el país.

Mejoró la estructura, densidad y composición de bosques

También mejoró la estructura, densidad y composición de bosques en 8 231,7 hectáreas de bosques degradados, mediante el método de la reconstrucción y/o enriquecimiento. El Departamento Forestal del Ministerio de la Agricultura tiene dentro de su agenda encauzar la silvicultura a las necesidades concretas de los distintos territorios, así como a las demandas de la industria.

La silvicultura no es más que el conjunto de actividades relacionadas con el cultivo, el cuidado y la explotación de los bosques y los montes. Otras acciones serán la tecnificación de los procesos de la silvicultura con la aplicación de la ciencia y la técnica, lo que posibilita el incremento de la productividad, la calidad y la eficiencia, entre otras garantías. También es de vital importancia el trabajo con las semillas para perfeccionar las fuentes de obtención, atendiendo a la mejora genética de las especies estratégicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here