Expresa Díaz-Canel condolencias por fallecimiento de Eusebio Leal Spengler

0
230

En horas de la mañana de este viernes falleció Eusebio Leal Spengler, a la edad de 77 años, víctima de una penosa enfermedad.

De conformidad con su familia, las cenizas de quien fuera Historiador de la Ciudad de La Habana serán conservadas para que, una vez controlada la epidemia de la COVID-19 y como justo reconocimiento a su imperecedera obra, el pueblo cubano pueda tributarle un merecido homenaje en el Capitolio de La Habana, emblemática instalación que él restauró en favor de la nación.

El Presidente de la República de Cuba; Miguel Díaz-Canel Bermúdez, dedicó varios tuits a Eusebio Leal con motivo de su partida física. En todos reconoció a la gran personalidad que fue y el amor incondicional a su Habana.

En la red social escribió: «Ha muerto Don Eusebio de la memoria enamorada, el que nos hizo llorar y reír con la historia de la nación que somos al darle carácter y alma, poniéndole nombres e iluminando sus oscuridades como quien enciende luces en medio de la noche».

En el texto el presidente cubano transmitió las condolencias a familiares y amigos. Asimismo Díaz-Canel hizo alusión a su entrega total a la labor que desempeño y expresó.

Como exaltación a su vasta obra, el jefe de estado cubano escribió: «Celebremos su maravilloso paso por la vida, demasiado breve para quienes le quisimos por su obra y por sí mismo. Hay que seguir por sobre esas huellas, la paciente e infinita labor de salvar el patrimonio de nuestra Cuba a la que tanto amó y consagró su vida».

El legado del Doctor en Ciencias Históricas y maestro en Ciencias Arqueológicas es tal que, al decir de la poetisa Fina García Marruz, cuando lo olviden los hombres, todavía lo recordarán las piedras.

La obra del investigador resultó trascendental para la conservación del legado de ilustres figuras que constituyen paradigmas en la nación caribeña y en Iberoamérica.

Cuando se piensa en Leal, inevitablemente se le imagina caminando las calles de La Habana por su notable labor al frente de la Oficina del Historiador de la Ciudad, liderando trabajos de rescate y conservación de los valores patrimoniales de la urbe de medio milenio.

Su optimismo y disposición para emprender tareas titánicas como la propia restauración del casco histórico de La Habana, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1982, lo convirtieron en un hombre imprescindible para la historia de esta capital.

Lo que Cuba sea, seremos nosotros. Nuestro éxito radica en la voluntad política que han mostrado a lo largo de los años nuestros dirigentes y también en el tesón y el denuedo del pueblo cubano, declaró una vez en exclusiva a Prensa Latina.

El maestro en Estudios sobre América Latina, el Caribe y Cuba escribió ensayos, prólogos y artículos sobre historia de su país, el arte, la restauración y otros temas de carácter general.

Durante una prolífera carrera como investigador, político y académico, escribió varios libros entre los que destacan Regresar en el tiempo, Fiñes, Carlos Manuel de Céspedes El Diario Perdido, La Luz sobre el Espejo, Poesía y Palabra (I y II), Patria Amada, y Legado y Memoria.

Su devoción revolucionaria, su combinación tan peculiar de elegancia y de firmeza en los principios, ha ido quebrando a su paso todos los estereotipos, expresó hace tiempo sobre Leal el presidente de Casa de las Américas, Abel Prieto.

Mientras le entregaban al historiador el título de Doctor Honoris Causa en Relaciones Internacionales, Prieto afirmó que en su persona desaparece la clásica caricatura del funcionario cubano primitivo, elemental, dogmático que ha circulado entre nuestros enemigos.

Leal ostenta más de una treintena de medallas y condecoraciones concedidas por prestigiosas instituciones de países de todos los continentes y era embajador de Buena Voluntad del sistema de las Naciones Unidas, así como asesor del tema para La Erradicación de la Pobreza, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Entre los reconocimientos destacan el de Doctor Honoris Causa dado por universidades de Perú, Chile y Cuba; la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, la más alta de las órdenes civiles del país europeo.

De esa propia nación, Leal posee la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, concedida por el Gobierno en 2017, mientras en 2019 recibió la condición de miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias (AAA&S).

La Fiscalía General de la República de Cuba distinguió al historiador de La Habana con la Toga al Mérito por sus aportes al pensamiento y a la historia de su isla natal.

El gran poeta, narrador, ensayista y crítico cubano Cintio Vitier consideró a Leal un recreador del poema de todos los tiempos de La Habana Vieja.

Biografía:

Nace el 11 de septiembre de 1942 en La Habana.​ De formación autodidacta, a los 16 años, comenzó a trabajar en el gobierno municipal donde alcanzó el nivel de sexto grado. Como otros jóvenes interesados por la Historia, fue acogido por Emilio Roig y orientado por él en su vocación. Sin haber obtenido oficialmente más nivel escolar, y luego de una ingente preparación, presentó exámenes de suficiencia académica en la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana, que le permitieron ingresar a este centro de altos estudios por Decreto Rectoral para cursar la Licenciatura en Historia en 1974 y concluyó sus estudios en 1979.

Doctor en Ciencias Históricas y Maestro en Ciencias Arqueológicas, Historiador de la Ciudad y Director del Programa de Restauración del Patrimonio de la Humanidad, se ha distinguido de manera particular por la conducción de las obras de restauración del Casco Histórico de La Habana, declarado por la Unesco en 1982 Patrimonio de la Humanidad. Director del Museo de la Ciudad y de la Oficina del Historiador, ha asumido importantes obras como la restauración del Palacio de los Capitanes Generales, antigua Casa de Gobierno, hoy sede del Museo de la Ciudad de La Habana. En 1981 se le confiere la responsabilidad de conducir las obras del Centro Histórico de La Habana. El año 1998 fue el encargado de realizar el pregón de las Fiestas de la Mercè de Barcelona, con un discurso en el que repasó históricamente las relaciones entre Barcelona y Cataluña y Cuba y reivindicó que dichos lazos siguen aún vigentes.

Cursó estudios de posgrado sobre restauración de Centros Históricos, por beca conferida por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Italiana.

Presidente de Honor del Comité Cubano del ICOM  y de la Sociedad Civil Patrimonio, Comunidad y Medio Ambiente; Decano de la Facultad del “Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana”, Título de Profesor de Mérito de la Universidad de La Habana, presidente de la Red de Oficinas del Historiador y Conservador de las Ciudades Patrimoniales de Cuba, presidente de Honor de la Sociedad Económica de Amigos del País, presidente del Grupo de Parlamentarios de Amistad Cuba- México.Además, vicepresidente del Grupo de Parlamentarios de Amistad Cuba- Japón.

Escribió ensayos, prólogos y artículos sobre historia de Cuba, arte, restauración y otros temas de carácter general. Es autor de los libros: Regresar en el tiempoDetén el paso caminanteVerba Volant, Fiñes, Carlos Manuel de Céspedes El Diario Perdido, La Luz sobre el Espejo, Poesía y Palabra (I y II), Para no Olvidar( I,IIy III), Fundada Esperanza, Patria Amada,Bio-Bibliografía (I, II,IIIy IV),Legado y Memoria, Hijo de mi Tiempo y Aeterna Sapien.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + 18 =