Exitosa presentación de Cimafunk en Washington D.C.

0
93
Una vez más este showman, dueño de una estética distintiva y de una poderosa presencia, logró hacer de la música la mejor terapia para unir y motivar, más allá de geografías, idiomas y culturas diferentes.
Una vez más este showman, dueño de una estética distintiva y de una poderosa presencia, logró hacer de la música la mejor terapia para unir y motivar, más allá de geografías, idiomas y culturas diferentes.

Menos de un año después de sus últimas presentaciones en Washington, en marzo y abril de 2019, Cimafunk y su banda ofrecieron un concierto en el Union Stage de la capital estadounidense, donde cientos de personas cantaron y bailaron al ritmo de la música cubana durante un espectáculo de hora y media de duración que comenzó en la noche del sábado y cerró en la madrugada del domingo.

En diálogo con Prensa Latina poco antes de su actuación, el compositor destacó que un elemento clave para el desempeño en el escenario es disfrutar del trabajo que se hace.

Gozo lo que estoy haciendo

“No todo el mundo tiene la posibilidad de vivir de lo que le gusta, y yo gozo lo que estoy haciendo, estoy feliz. Así me subo al escenario, y eso se transmite al público, no es algo que se consiga con un guion, es un momento de energía y felicidad, y se logra ese tipo de conexión”, dijo Cimafunk sobre la empatía que logra con el público que asiste a sus conciertos.

“Todas las canciones son diferentes a la hora de hacerlas en vivo, ningún concierto se parece a otro”, había adelantado Erik Alejandro Iglesias Rodríguez, hoy mejor conocido como Cimafunk, quien nació en la occidental provincia cubana de Pinar del Río en 1989.

Los asistentes se deleitaron y bailaron con temas no incluidos en Terapia (2017)

Durante la presentación en Washington D.C. los asistentes se deleitaron y bailaron con temas no incluidos en Terapia (2017), como Se acabó, Apretao, La papa y Cocinarte.

También corearon éxitos de esa producción discográfica como Paciente y Me voy, y disfrutaron especialmente otra de las canciones más conocidas de ese álbum, Ponte pa’ lo tuyo, en la cual Cimafunk invitó a los presentes a seguirlo en un coro pegadizo.

Como era de esperar en una madrugada en la que las energías parecían no acabarse, tras la prolongada despedida con Me voy, el público demandó nuevamente la presencia del artista en el escenario, y el cantante al que la revista estadounidense Billboard recomendó escuchar en 2019 regresó gustoso para regalar una versión de su tema Alabao.

Una vez más este showman, dueño de una estética distintiva y de una poderosa presencia, logró hacer de la música la mejor terapia para unir y motivar, más allá de geografías, idiomas y culturas diferentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here