Menú

Este domingo, para Papá

Este domingo, para Papá

Cada tercer domingo de junio se celebra el día de los padres. La fecha es oportunidad para demostrar el amor que sentimos por esa persona especial que es sostén y ejemplo de nuestras vidas.

Criticamos desde sus imperfecciones hasta la rudeza de su carácter, no entendemos de prioridad cuando privilegia ante nosotros sus responsabilidades. Es que ellos, cuando de padres se trata, son los más cuestionados, requeridos y hasta bilipendiados. Reconocen lo difícil de la tarea y sin medias tintas lo afirman.

Que no hay ternura en las manos es una realidad, que nos pica la mejilla al roce de sus besos, tampoco es un secreto. Es que la vida facilmente concibió su rol inamovible, son por derecho natural y psicosocial los cabezas de familia. Arraigado está en las generaciones, su vocación de guardianes de la manada y felizmente hacedores principales en la carrera de nuestras vidas.

Sobre sus hombros llevan la pesada carga de corresponder con lo que de él se espera. Sortea en privado el estándar de que los hombres no lloran, evade tratar los temas íntimos y juega a ser adulto porque en él, todavía hay un niño.

Ellos desafían los estigmas como también lo hace quien escribe estas líneas para entender al protagonista del hecho y el hecho es que cada tercer domingo de junio, por instituido o meritorio, hay solo un día, pero 1440 minutos para decirle de corazón Felicidades Papá.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *