Menú

Estados Unidos hará lo que sea para lograr sus propósitos

Estados Unidos hará lo que sea para lograr sus propósitos

El gobierno de Estados Unidos persiste en la idea de aplicar una política del siglo XIX conocida por su slogan “América para los americanos”. Pero, como es sabido, esa doctrina no busca que los dueños del continente seamos precisamente los que vivimos en esta región. Son ellos los que se enquistan en el afán de adueñarse de toda el área.

Cuba, Venezuela y Nicaragua, naciones que se resisten a obedecer los designios del imperio. Frente a la retórica violenta, injerencista y lesiva de la soberanía de los estados, se mantiene en pie un discurso de independencia y dignidad que se erige como una espina en el talón del imperio más poderoso de todos los tiempos.

Como niño malcriado, el gigante norteño promete incendiar el bosque si no le dejan hacer lo que quiere. Para ello ha anunciado un plan para derrocar a los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua, en ese orden, a fin de construir lo que según ellos sería el primer hemisferio totalmente libre y democrático. Pero la historia no miente.

Y las marcas de los abusos y crímenes de Estados Unidos en el mundo, contrasta con las acciones de estos gobiernos, su solidaridad por el bienestar de los más desposeídos y el empeño permanente de convertir a América Latina en una región de paz, sin ser patio trasero de nadie.

Por eso, desde Rusia se escuchan voces de apoyo a nuestros pueblos, frente a la arremetida de Estados Unidos.

La satanización mediática del gobierno venezolano, los recientes movimientos de tropas estadounidenses que confirman el interés de Washington en cercar militarmente a la nación bolivariana; el anuncio de la aplicación total del artículo III de la Ley Helms Burton, entre otras estrategias y amenazas, demuestran que los Estados Unidos hará lo que sea para lograr sus propósitos.

La solidaridad que llega de otros puntos de la geografía mundial, augura que habrán abrojos y espinas en el camino estadounidense para subyugar naciones que enarbolan la solución diplomática de conflictos, la verdad y la paz como únicas banderas.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *