Menú

El costo de ser Cuba, soberana y alternativa al poder hegemónico de EE.UU.

El costo de ser Cuba, soberana y alternativa al poder hegemónico de EE.UU.

El día de hoy será recordado como la jornada en la que unos pocos personajes, desoyendo a una mayoría favorable al acercamiento entre Cuba y EEUU, apretaron más la tuerca del recrudecimiento del bloqueo contra el pueblo cubano, con medidas para que usted y yo, sus hijos y sus familiares y amigos, sintamos en carne propia el costo de ser Cuba, soberana y alternativa al poder hegemónico de EEUU.

Hoy en la mañana, Mike Pompeo, el secretario de Estado, notificó al Congreso estadounidense que a partir del dos de mayo próximo, el título TERCERO de la Ley Helms Burton quedará activado para que los ciudadanos estadounidenses –incluidos los cubanos que migraron y alcanzaron la ciudadanía tiempo después– demanden a todo aquel que “trafique”, según ellos, o haga negocios con propiedades –entiéndase terrenos, inmuebles, empresas– que fueron nacionalizadas tras el triunfo de la Revolución.

Esta arma desempolvada ahora por los mismos que la impulsaron hace 20 años, podría afectar incluso a compañías norteamericanas que tienen presencia en Cuba, como aerolíneas y compañías de cruceros.

Con eso coincide Eliot L. Engel, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, quien señaló que los presidentes Clinton, Bush y Obama renunciaron al Título TERCERO desde 1996 porque entendieron que perjudicaría los intereses estadounidenses y dañará las alianzas con aliados clave como Canadá y la Unión Europea, al abrir otro frente en la guerra comercial de Trump, pues expone a EEUU a litigios en la OMC.

Por cierto, la Unión Europea y Canadá sumaron fuerzas en una declaración conjunta para trabajar en la defensa de los intereses de sus compañías y amenazaron con represalias de concretarse alguna sentencia.

Sobre el título TERCERO y la Helms Burton que más decirles: busca la asfixia económica, es una aberración jurídica, viola el derecho internacional, es una ley para la recolonización de Cuba, es ilegal y sin efecto ninguno en nuestro territorio.

Cierra las puertas a una negociación seria sobre las compensaciones, tema que tuvo tres rondas de diálogos durante el gobierno de Obama y que Trump suspendió, en una clara muestra de que resolver ese tema no es su verdadero interés.

Y como si todo esto no fuera poco, en la tarde, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, rodeado de los mercenarios derrotados en Playa Girón; los de la brigada 2506, los que fueron cambiados por compotas, habló en el Hotel Biltmore de Miami.

En medio de la euforia anticubana de los pocos invitados, anunció nuevas medidas que pretenden derrocar a la Revolución, y que también afectan directamente los vínculos entre ambos pueblos. El escenario será similar al de la época de George Bush hijo, pues se restablecerán límites a las remesas hacia Cuba, que ahora será de solo mil dólares por persona cada tres meses, lo que afecta directamente a los ciudadanos cubanos residentes en EEUU y sus familiares aquí.

Trump que está pensando ya en una reelección, pierde de vista que cuando Bush, también mal asesorado, limitó viajes y remesas a Cuba se elevó el apoyo en Florida al partido demócrata y Obama ganó el estado dos veces seguidas.

Igualmente el Departamento del Tesoro implementará regulaciones adicionales para restringir los viajes no familiares a Cuba, en otras palabras, eliminar lo que Bolton llama el “turismo encubierto” que no son más que las actividades autorizadas en las 12 categorías de intercambio pueblo a pueblo y que en 2018 sumaron más de 600 mil estadounidenses en esta peligrosa tierra.

Se recrudecerá igualmente la persecución financiera contra Cuba, que en los últimos días ha aumentado con varias multas impuestas a bancos en terceros países.

Hoy en el Hotel Biltmore no solo las relaciones bilaterales se vieron afectadas, sino el sano juicio de Bolton que se consagró como un mentiroso compulsivo, al asegurar que Cuba tiene 20 MIL militares y no esa cantidad de trabajadores de la salud en Venezuela, y remató diciendo que estas medidas se justifican por los terribles daños causados por el gobierno cubano a los diplomáticos en los incidentes acústicos, de los que hasta hoy no hay evidencia científica.

Después de la caída de Maduro en Venezuela sabemos que Cuba es la que sigue, dijo Bolton, y aseveró que “Tenemos que terminar lo que iniciamos hace 58 años en esas playas” y que “estamos viviendo las últimas horas del socialismo”.

¿Qué sigue ahora? Más sanciones económicas, persecución y multas a todo lo que huela a Cuba y han preparado muy bien el escenario para justificar nuevamente, y quizás lo sepamos en unos días, la inclusión de Cuba en la ilegítima lista de estados patrocinadores del terrorismo, otra soberana mentira y con las consecuencias legales de esto.

Cierro con algo que me dijera hace minuto un vecino: Oiga periodista, a esa gente se le olvidó cómo terminó Girón.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *